feb
1
0 Actualidad
Publicado el jueves 1 de febrero de 2018

El 2017 nuestra economía creció el 3,1%

El Instituto Nacional de Estadística acaba de publicar la estimación del crecimiento de nuestro Producto Interior Bruto, en la que se indica que “el PIB generado por la economía española registra una variación del 0,7% en el cuarto trimestre de 2017 respecto al trimestre precedente, según la estimación avance del PIB trimestral. Esta tasa es una décima inferior a la registrada en el trimestre anterior”.

Por su parte, “la variación del PIB en el cuarto trimestre de 2017 respecto al mismo trimestre del año anterior se sitúa en el 3,1%, tasa similar a la registrada en el tercer trimestre del año”. Sin embargo, “por agregación temporal de los cuatro trimestres, el crecimiento en volumen del PIB en el conjunto del año 2017 respecto a 2016 se estima en un 3,1%”. En todo caso se trataría de un dato ligeramente superior al 3% que estimaba el Gobierno.

En el tercer trimestre del pasado año, la economía ya se había ralentizado ligeramente, al registrar un alza del 0,8%, una décima menos que el segundo trimestre del año. Aun así, el comportamiento anual del Producto Interior Bruto se ha mantenido en el 3,1% y encadena diez trimestres consecutivos creciendo al 3% o por encima, según los datos del INE.

Previsiones del Banco de España

Por otra parte, el BdE  prevé que, tras crecer un 3,1 % este año, “el Producto Interior Bruto aumente un 2,4 % en 2018 y un 2,1 % tanto en 2019 como en 2020. En comparación con las proyecciones anteriores, el crecimiento del PIB se revisa ligeramente a la baja en 2018 y 2019, desde el 2,5 y 2,2% anteriores, respectivamente, como consecuencia del aumento de la incertidumbre asociada a la situación en Cataluña”.

De cara a los próximos meses, “la expansión seguirá apoyándose en la demanda nacional, para la que, no obstante, se prevé una desaceleración en los próximos años. A su vez, la demanda exterior neta continuaría ejerciendo una contribución positiva, aunque ligeramente decreciente, a lo largo del horizonte de proyección”.

Por lo que respecta al empleo, el Banco de España atisba una moderación “de los elevados ritmos de crecimiento observados en los últimos años conforme avanza el período de proyección, en consonancia con la desaceleración proyectada de la actividad. El aumento sostenido de la ocupación permitirá descensos adicionales de la tasa de paro, hasta situarse, a finales de 2020, alrededor del 11 %”.