sep
14
0 Actualidad
Publicado el viernes 14 de septiembre de 2018

El BCE avanza que Europa seguirá creciendo

En su reunión de septiembre, el BCE ha mantenido inalterables los tipos de interés oficiales y confirman que seguirán en sus niveles actuales “hasta al menos durante el verano de 2019, y en todo caso durante el tiempo necesario para asegurar la continuación de la convergencia sostenida de la inflación hacia niveles inferiores, aunque próximos, al 2 % a medio plazo”.

Además de mantener el precio del dinero, Draghi ha anunciado que “continuaremos realizando las compras netas en el marco del programa de compras de al ritmo actual de 30 mil millones de euros mensuales hasta el final de este mes. Después de septiembre de 2018, reduciremos el ritmo mensual de las compras netas de activos a 15 mil millones de euros hasta final de diciembre de 2018”. De cara al futuro más a inmediato, el BCE prevé que, “siempre que los nuevos datos confirmen nuestras perspectivas de inflación a medio plazo, cesaremos las compras netas a partir de entonces”.

Rumbo sostenido

Frente a las voces que hablan de una desaceleración generalizada de la economía europea, los datos más recientes, incluidas las proyecciones de los expertos del BCE de septiembre de 2018, confirman “la continuación de una expansión generalizada de la economía de la zona del euro y de un aumento gradual de la inflación”, ha señalado Mario Draghi quien ha puesto en acento en que “la fortaleza subyacente de la economía sigue respaldando nuestra confianza en que la convergencia sostenida de la inflación hacia nuestro objetivo continuará y se mantendrá incluso después de la finalización gradual de las compras netas de activos”.

Para explicar las dudas que planean sobre el futuro rumbo de la economía, el presidente del BCE ha señalado diversas incertidumbres como “el aumento del proteccionismo, las vulnerabilidades en los mercados emergentes y la volatilidad de los mercados financieros, que  han adquirido mayor relevancia recientemente”.  Los datos que maneja el BCE señalan que el PIB real de la zona del euro aumentó un 0,4 %, en tasa intertrimestral, en el segundo trimestre de 2018, la misma que en el trimestre anterior. “A pesar de experimentar cierta moderación tras el fuerte ritmo observado en 2017, los indicadores económicos más recientes y los resultados de las últimas encuestas confirman en líneas generales la continuación generalizada del crecimiento de la economía de la zona euro”.

Con este escenario, el guardián del euro espera que “el PIB real crezca un 2% en 2018, un 1,8 % en 2019 y un 1,7 % en 2020. Si se comparan con las proyecciones macroeconómicas de los expertos del Eurosistema de junio de 2018, las perspectivas de crecimiento del PIB real se han revisado ligeramente a la baja para 2018 y 2019, debido principalmente a una contribución algo más débil de la demanda exterior”. Finalmente, Draghi considera que “sigue siendo necesario un estímulo significativo de la política monetaria para apoyar un mayor aumento de las presiones inflacionistas internas y la evolución de la inflación general a medio plazo”.