Sede BCE
dic
5
0 Actualidad
Publicado el viernes 5 de diciembre de 2014

El BCE mantiene invariables los tipos de interés y sigue con los preparativos para la compra masiva de deuda

El primer trimestre de 2015 es el momento en que, tras estudiar en profundidad el impacto de las medidas tomadas hasta ahora, el BCE puede dar el paso que desde hace muchos meses le reclaman desde los mercados hasta entidades como el Fondo Monetario Internacional. En las próximas semanas, los equipos de la entidad que preside Mario Draghi perfilarán el fondo y la forma del programa de compra masiva de deuda, una herramienta ya explorada en Estados Unidos, Reino Unido y Japón, y que, según la opinión de gran parte de los actores económicos europeos, sería la más eficaz para reanimar la economía de la zona euro. De hecho, Mario Draghi ha dejado entrever que dará el pistoletazo de salida a esta iniciativa en la reunión del BCE del 22 de enero o, como muy tarde, en la de marzo.

En su comparecencia ante la prensa, el presidente del BCE ha confirmado el inicio de la compra de cédulas y bonos de titulización, que tendrá una duración de al menos dos años, y ha reiterado que “las previsiones macroeconómicas de la zona euro indican una menor inflación, acompañado por un menor crecimiento del PIB real”. Esta combinación de elementos ha hecho que, tras evaluar el impacto de las medidas tomadas hasta ahora, el Consejo de Gobierno del BCE se muestre “unánime en su compromiso con el uso de instrumentos no convencionales adicionales dentro de su mandato, lo que implicaría alterar a principios del año siguiente, el tamaño, ritmo y composición de nuestras medidas”, ha señalado Mario Draghi.

Draghi ha querido resaltar que la demanda interna debe ser apoyada por medidas de política monetaria y ha llamado la atención sobre aspectos positivos para la zona euro, como la mejora de las condiciones financieras, la consolidación  fiscal,  las reformas estructurales y  los precios de la energía. Mario Draghi también ha aprovechado para reclamar más acción política a los países de la zona euro: “es crucial aplicar reformas estructurales creíbles y eficaces que aumenten las expectativas de mayores ingresos, alienten a las empresas a aumentar la inversión y adelanten la recuperación económica”.