ene
29
0 Actualidad
Publicado el lunes 29 de enero de 2018

Bruselas diseña el IVA del futuro

“La Comisión propone nuevas normas para dar a los Estados miembros más flexibilidad para establecer los tipos del IVA y crear un entorno fiscal más favorables para las pymes”. Esa es, al menos, la excusa oficial para lanzar una reforma de las normas comunes del IVA de la UE, acordadas por todos los países miembros en 1992. Unas directrices que, a juicio de Bruselas, “están desactualizadas y son demasiado restrictivas”. Hasta ahora se permite a los distintos países aplicar tipos de IVA reducidos solo a unos pocos sectores y productos mientras que este impuesto es considerado por muchos gobiernos “como un instrumento útil para alcanzar algunos de sus objetivos políticos”, afirma la Comisión. Por esas dos razones principales, el ejecutivo comunitario ha propuesto nuevas normas para dar a los Estados miembros más flexibilidad para establecer los tipos del IVA.

El IVA cambiará radicalmente

La propuesta de Bruselas es sólo el paso final de la revisión de las normas del IVA por parte de la Comisión, un proceso que quiere finalizar “con la creación de un área única de IVA de la UE para reducir drásticamente los 50 mil millones de euros perdidos cada año en recaudación, mientras se respaldan los negocios y se aseguran los ingresos fiscales”. Los objetivos de las propuestas comunitarias son dobles; por un lado se quiere satisfacer las demandas de los Estados miembros de tener más flexibilidad para fijar los tipos y, a la vez, ampliar las exenciones del IVA que existen para las pymes que tienen relaciones comerciales transfronterizas.

En este sentido, se está abordando el problema de las pymes que, según la UE, “sufren costes desproporcionados de cumplimiento del IVA. Las empresas que comercian a través de la frontera enfrentan costos de cumplimiento 11% más altos en comparación con las que operan solo a nivel nacional”. En opinión de la Comisión, este hecho es “un verdadero obstáculo para el crecimiento, ya que las pymes constituyen el 98% de las empresas en la UE”.

Hasta ahora los estados de la UE pueden aplicar un tipo reducido del 5% de IVA a dos categorías distintas de productos en cada país. Aunque también aplican excepciones específicas para tipos reducidos adicionales. Si sale adelante la reforma que propone la Comisión Europea, además de un tipo de IVA estándar del 15% como mínimo, los Estados miembros ahora podrían establecer “dos tipos reducidos por separado de entre el 5% y el tipo estándar elegido por el Estado miembro”. Por otra parte cabría la posibilidad de establecer una exención del IVA y una segunda tasa reducida establecida entre el 0% y las tasas reducidas que se hayan elegido previamente.

Con este diseño la Comisión quiere que, como mecanismo para salvaguardar los ingresos públicos, los Estados se aseguren de que “el tipo medio ponderado del IVA sea al menos del 12%”. Eso sí, Europa señala que productos como “armas, bebidas alcohólicas, juegos de azar y tabaco siempre tendrán una tasa estándar del 15% o superior”.