oct
17
0 Actualidad
Publicado el viernes 17 de octubre de 2014

China invierte con fuerza en Europa

A comienzos de la década los flujos de capital chino con destino a la UE eran menores de los que llegaban a India, Islandia o Nigeria. Una situación que se modificó sustancialmente en 2012, según las cifras recopiladas en un informe del Deutsche Bank que refleja como se había más que cuadruplicado el interés tanto del ejecutivo como de las empresas chinas por invertir en Europa, al alcanzar un monto cercano a los 27.000 millones de euros.

En plena crisis de deuda soberana, los fondos chinos aprovecharon la oportunidad para adquirir activos a buen precio y cerrar múltiples fusiones y adquisiciones. Esta oleada de recursos llegados de Extremo Oriente también respondieron a un cambio en la política de inversión exterior china, que pasó de asegurarse suministros de recursos naturales procedentes de países en vías de desarrollo a comprar marcas y tecnología de países desarrollados.

El 78% de la inversión en Europa entre 2008 y 2013, según Deutsche Bank, procede de las grandes empresas chinas, que suelen elegir objetivos concretos en cada momento. En el transcurso de 2014, Italia ha sido el principal objetivo inversor de China en Europa, gracias a los casi 5.500 millones de euros que las firmas chinas han invertido en el país transalpino. Portugal, Reino Unido y España ha experimentado un incremento constante. Nuestro país, con las cifras de 2012, era el noveno receptor de fondos llegados de China, mientras que por número de proyectos escalamos hasta el cuarto lugar de la lista. El mercado inmobiliario español es uno de los principales destinos del dinero procedente de inversores chinos.

Paralelamente, se ha sabido que China duplicó su superávit comercial en septiembre con respecto al mismo periodo de 2013, gracias al fuerte repunte de las exportaciones, que registraron su mayor subida en 19 meses; un rebote de sus ventas al exterior que compensó el aumento de las importaciones. En concreto, el comercio exterior de China creció un 15,3% interanual hasta superar los 166.000 millones de euros, mientras que las importaciones se incrementaron  un 7%, hasta los 142.00 millones, según los datos que maneja la Administración General de Aduanas del país.

Estamos ante el mayor incremento de las exportaciones chinas en 19 meses, muy por encima del de agosto y casi al mismo nivel que el de julio, mientras que la subida de las importaciones, la mejor desde diciembre de 2013, se produce después de dos meses consecutivos de caídas. Gracias a estos datos, China incrementó su superávit comercial hasta los 24.000 millones de euros, frente a los 39.000 millones de euros contabilizados en agosto.