ene
25
0 Actualidad
Publicado el jueves 25 de enero de 2018

China recupera velocidad

De acuerdo con la estimación preliminar de Pekín, el PIB de China aumentó un 6,9% a precios constantes en comparación con el año pasado. Específicamente, el crecimiento interanual del PIB para el primer trimestre fue del 6,9, al igual que en el segundo, aunque en los dos últimos trimestres del año se observó una pequeña desaceleración, hasta el, 6,8 %.

A juicio del gobierno chino su economía “adoptó la nueva filosofía de desarrollo, se centró en la reforma estructural hacia el lado de la oferta e impulsó la optimización estructural, el cambio de fuerzas impulsoras y la mejora de la calidad”. Como resultado de esta conjunción de medidas, la economía del gigante asiático ha mantenido el impulso de “un desarrollo estable y sólido, ha superado todas las expectativas y ha logrado un desarrollo firme y saludable”.

Batiendo marcas y rompiendo moldes

Si desagregamos este crecimiento por sectores veremos que la industria primaria sólo tuvo un aumento del 3,9% con respecto al año anterior mientras que la industria secundaria avanzó el 6,1% y la industria terciaria registró un aumento del 8%. Estos síntomas de que el modelo económico chino está cambiando hacia un patrón donde la industria ligera y los servicios ganan protagonismo tienen su más fiel reflejo en el avance experimentado por el sector terciario. Las cifras macroeconómicas facilitadas por el gobierno chino indican que el sector servicios aumentó en un 8,2% en comparación con el año pasado, 0.1 puntos porcentuales más rápido que en 2016.

De enero a noviembre, los ingresos comerciales de las empresas de servicios chinas aumentaron un 13,9% interanual, 2,5 puntos porcentuales más que en el mismo período del año pasado, mientras que el beneficio operativo aumentó un todavía más y más rápido, creció un 30,4%, nada más y nada menos que 28,2 puntos porcentuales más deprisa que el año anterior.

El otro síntoma de que las cosas están cambiando en China es el flujo comercial, que continua siendo favorable hacia el gigante asiático pero que da muestras de un gran cambio de tendencia. Pekín asegura que el total de las importaciones y exportaciones chinas en 2017 fue un 14,2% mayor que el año pasado, aunque las ventas al exterior avanzaron 10 puntos freten a los más de 18 que crecieron las compras chinas fuera de sus fronteras.