sep
6
0 Actualidad
Publicado el miércoles 6 de septiembre de 2017

¿Cómo podría afectar la política de Trump a América Latina?

La evolución política experimentada en Estados Unidos en los últimos meses, que pone en duda las políticas comerciales que han seguido otras administraciones norteamericanas en el pasado y que ponen en solfa tratados internacionales ya firmados, pueden tener un fuerte impacto en varios países vecinos del gigante estadounidense.

Efecto Trump

Diversos expertos internacionales señalan que Costa Rica, El Salvador, Honduras y México son los países más vulnerables de la región a las eventuales decisiones proteccionistas sobre las importaciones por parte del ejecutivo Estados Unidos, sobre todo debido a las fuertes relaciones comerciales que tienen con su vecino del norte al que vende esencialmente productos manufacturados. Además de su sobreexposición al mercado de EE.UU., se da el hecho de que PIB de estos países depende mucho más de las exportaciones que el del resto de los países de la región.

Si nos centramos en la hipótesis de que la administración Trump se centre en aquellos países con los que EEUU tenga un importante déficit comercial, es decir, a los que compre mucho más de lo que venda, la posición de México va a ser particularmente difícil ya que el año pasado el superávit comercial de México con su vecino solo fue superado por el de China, Japón y Alemania. Dentro de la región, en 2016 solo otros dos países analizados, Ecuador y Colombia, tuvieron una balanza comercial positiva con EEUU, los cuales podrían, por lo tanto, ser un objetivo para la administración Trump.

El NAFTA, en el punto de mira

Las incertidumbres que rodean al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA) también podrían retrasar las inversiones, y particularmente reducir la entrada de capital extranjero. En este sentido, según un estudio del Instituto Peterson de Economía Internacional “si se pusiera fin al tratado NAFTA, el peso mexicano probablemente se devaluaría en más de un 25%, por lo que, seguramente, los automóviles fabricados en México serían más competitivos en Estados Unidos, lo que aumentaría el déficit comercial”, justo lo contrario de lo que Donald Trump está tratando de conseguir con sus anunciadas medidas.