nov
29
0 Innova
Publicado el miércoles 29 de noviembre de 2017

¿Cómo serán las telecomunicaciones en 2020?

Para el sector de las telecomunicaciones la competencia disruptiva es el principal desafío al que se tienen que enfrentar, según se señala en el estudio Digital transformation for 2020 and beyond de EY. El 74% de las empresas de telecomunicaciones consultadas la sitúan entre sus tres retos más importantes, entre los que destaca también la falta de agilidad organizativa con el 47% y de retorno de la inversión, con el 37%.

Según Ana María Prieto, socia responsable del sector TMT en EY, “la industria global de telecomunicaciones está evolucionando más rápido que nunca. La entrada de nuevos competidores, como WhatsApp o Facebook, ha acrecentado la competencia y se prevé que el sector realice a nivel mundial una inversión en tecnología de 85.000 millones de dólares en 2020”.

Nuevas prioridades estratégicas

Los resultados de la investigación de EY revelan, además, que las prioridades estratégicas que marcarán el futuro de las telecomunicaciones en los próximos tres años serán el desarrollo de modelos digitales de negocio y servicios, la mejora de la experiencia de los usuarios y el control de costes y eficiencia, argumentan los expertos de esta consultora internacional.

El estudio señala que entre los obstáculos a los que se enfrentan los operadores en su proceso de transformación digital destacan la tecnología informática heredada, seguida por la falta de destreza y experiencia en entornos digitales. Por el contrario, la automatización de procesos se perfila como uno de los tres principales puntales de desarrollo tecnológico a largo plazo.

Siete claves de futuro

El trabajo de campo de EY destaca hasta siete puntos fundamentales para que las empresas logren un proceso satisfactorio de transformación digital de cara a 2020:

  • Mejorar la agilidad organizativa: Las empresas deben sobreponerse a la tecnología informática obsoleta.
  • Enfoque más estructurado en servicios digitales: La agenda de crecimiento debe centrarse en una cadena de valor marcada por soluciones de IoT.
  • Nuevos métodos de crecimiento inorgánico: Un modelo mixto de alianzas estratégicas y operaciones de fusiones y adquisiciones (M&A) puede ayudar a desarrollar planes de mejora interna y a diversificar las fuentes de ingresos.
  • Aproximación holística a la analítica: En tres fases: 1. Acelerar la ejecución de iniciativas. 2. Eliminar barreras y mejorar la comunicación con stakeholders y 3. Ampliar las competencias y alcanzar acuerdos estratégicos.
  • Una red amplia y diversificada: El 5G y el IoT cambiarán la industria, por lo que los operadores deben estar preparados.
  • Automatización de procesos: Es una inversión de futuro que permite ganancias en eficiencia operativa y en control de costes.
  • Nueva mentalidad y estructura: La digitalización requiere un cambio de estructura en la organización, así como una apuesta por el desarrollo del talento.