dic
15
0 Actualidad
Publicado el viernes 15 de diciembre de 2017

Draghi mantiene su política monetaria y mejora las perspectivas de crecimiento

Además de mantener los tipos de interés inamovibles, a partir de enero el programa de compras de activos continuará al mismo ritmo que actualmente, es decir, treinta mil millones de euros mensuales hasta el final de septiembre de 2018 o “hasta una fecha posterior si fuera necesario y, en todo caso, hasta que el Consejo de Gobierno observe un ajuste sostenido de la senda de inflación que sea compatible con su objetivo de inflación”, ha señalado Mario Draghi al explicar las decisiones tomadas por el BCE, quien también ha avisado que “si las perspectivas fueran menos favorables, o si las condiciones financieras fueran incompatibles con el progreso del ajuste sostenido de la senda de inflación, el Consejo de Gobierno está preparado para ampliar el volumen y la duración de este programa”.

En la buena dirección

Según los datos que maneja el BCE, la expansión económica en la zona euro continuó en el tercer trimestre de 2017, con un aumento del PIB real del 0,6 % en tasa intertrimestral, tras el 0,7 % registrado en el segundo trimestre. “Los últimos datos y los resultados de encuestas más recientes apuntan a un dinamismo del crecimiento sólido y generalizado”, ha afirmado el guardián del euro. Draghi ha aprovechado la ocasión para señalar que las medidas de política monetaria emprendidas por el BCE desde junio de 2014, “han favorecido el proceso de desapalancamiento y siguen respaldando la demanda interna. Las continuadas mejoras del empleo, apoyadas también por anteriores reformas de los mercados de trabajo, y el aumento de la riqueza de los hogares refuerzan el consumo privado”.

En otro orden de cosas, el presidente del BCE ha indicado que “la inversión empresarial continúa aumentando debido a unas condiciones de financiación muy favorables, a la mejora de la rentabilidad de las empresas y al fortalecimiento de la demanda”. Con este panorama, las proyecciones macroeconómicas elaboradas por los expertos del Eurosistema para la zona euro prevén que el PIB real crezca un 2,4 % en 2017, un 2,3 % en 2018, un 1,9 % en 2019 y un 1,7 % en 2020, “lo que supone una considerable revisión al alza con respecto a las proyecciones macroeconómicas de los expertos del BCE de septiembre de 2017”.

Una de cal y una de arena

Aun con todo, Mario Draghi no ha querido dejar de ser cauteloso y ha señalado que, aunque los riesgos para las perspectivas de crecimiento de la zona euro  están, en general, equilibrados, no podemos echar las campanas al vuelo “Por un lado, el fuerte impulso cíclico, apoyado por la continuada evolución favorable de los indicadores de sentimiento económico, podría deparar nuevas sorpresas positivas en el crecimiento a corto plazo. Por otro lado, los riesgos a la baja siguen estando relacionados principalmente con factores de carácter global y con la evolución de los mercados de divisas”.