feb
7
0 Actualidad
Publicado el miércoles 7 de febrero de 2018

El comercio que viene

Decía aquella vieja canción de Bob Dylan que los tiempos están cambiando.  Y aunque algunas predicciones futuristas no se han cumplido, otras que ni siquiera pudimos atisbar se han instalado en nuestra vida cotidiana. Un buen ejemplo de este cambio hábitos que ha supuesto la transformación digital es el comercio, que cada vez más se va centrando en las tiendas on-line en perjuicio del comercio minorista y de proximidad.

En economía números cantan, y la Confederación Española de Comercio ha puesto cifras al profundo cambio de modelo comercial por el que estamos transitando: “tímido crecimiento del comercio en diciembre que se vive con preocupación. El aumento interanual del 1,5% en el último mes del año no solo deja cortas las previsiones del sector, que contaban con un 3% de avance, sino que el que era tradicionalmente el mes de las compras y el consumo se ha quedado este año 1,7 puntos por debajo del mes anterior”, asegura la patronal del comercio minorista y de proximidad.

Nuevos modelos, nuevas costumbres

El profundo cambio de modelo comercial que está viviendo nuestra sociedad gracias a la digitalización también tiene su lado menos positivo. Las tiendas de proximidad, las que están en barrios y pequeños municipios, son las que más fuerte han acusado el impacto del cambio de costumbres de los consumidores: “los datos reflejan el cambio en el modelo comercial que se está viviendo, desdibujando los picos de consumo, que ahora se reparten a lo largo del año. Una situación en la que el gran perjudicado es el comercio de proximidad, que cerró diciembre con pérdidas del -1,6%, frente a los crecimientos de pequeñas cadenas (1,2%), grandes cadenas (5,4%) y grandes superficies (2,1%)”.

De cara al futuro, la Confederación Española de Comercio muestra la inquietud y preocupación del sector minorista ante la situación en la que están inmersas muchas tiendas,  “la liberalización de los períodos de las rebajas, así como las promociones y descuentos constantes, solo benefician a los grandes, ya que es muy complicado que el pequeño y mediano comercio pueda entrar en la guerra de márgenes para reducir precios a lo largo de todo el año”. Asimismo, desde la CEC recuerdan que está en juego nuestro modelo comercial, “tradicionalmente asentado sobre el equilibrio de los distintos formatos comerciales”.

La patronal del pequeño comercio señala que no solo los grandes formatos físicos restan competitividad al comercio de proximidad, “sino que los comerciantes somos plenamente conscientes de las ventas que se están perdiendo por el e-commerce.” Una realidad ante la que la Confederación Española de Comercio pide que se apliquen las mismas reglas del juego para todos: “las empresas que venden a través de Internet se les deben exigir las mismas obligaciones que a las tiendas físicas”, subraya la patronal del sector.