dic
19
0 Actualidad
Publicado el martes 19 de diciembre de 2017

El crecimiento mundial se mantendrá fuerte en 2018

Si se cumplen los pronósticos, “el crecimiento mundial ahora se estima en 3,2% este año y hay indicios de que el 2018 será igualmente robusto y llegará al 3,3% el próximo año”, augura Fitch en sus previsiones.

Entre los factores más determinantes a la hora de evaluar la situación económica mundial destaca el comportamiento de la inflación, un hecho “que está permitiendo que escenarios de política monetaria global excepcionalmente acomodaticios coexistan con fuertes aumentos del crecimiento”. Sin embargo, la agencia dice que “se debe tener precaución sobre cuánto tiempo puede persistir esta combinación”. De hecho, tal como ha detallado Brian Coulton, economista jefe de Fitch, “más  allá de 2018, parece muy probable que el crecimiento global se modere, mientras que las condiciones de política monetaria se endurecerán”.

El mundo a dos velocidades

“En las economías avanzadas, las condiciones financieras siguen siendo muy favorables, el lastre del endurecimiento de la política fiscal se ha ido y el ciclo de inversión se está reafirmando” Con esa frase resume Fitch el escenario en el que se mueve el ciclo económico en zonas del mundo con Europa o Estados Unidos. Al otro lado del Atlántico, el informe Global Economic Outlook  considera que  el crecimiento en EE.UU. “debería aumentar el próximo año en respuesta a los recortes de impuestos y la aceleración de la inversión privada”. De hecho, sus previsiones para este año han pasado de un alzo del PIB  del 2,1% al 2,3.

Por lo que respecta a Europa, Fitch cree probable “que el crecimiento de la zona euro se mantenga a tasas superiores a la tendencia durante al menos algunos trimestres más, lo que implica un crecimiento sustancialmente más rápido en 2018 de lo que se esperaba”: En este sentido, se ha revisado el pronóstico del año próximo que ha pasado del 1,8% al 2,2 “ya que la recuperación es más poderosa y duradera de lo esperada”.

En cuanto China, se cree que la desaceleración sea solo modesta, mientras que la estabilización de los precios de las materias primas está ayudando a emergentes a seguir recuperándose de la fuerte contracción que sufrieron en 2015. “Es probable que la economía de China se desacelere en 2018, pero se espera que sea más leve al bajar hasta el 6,4% frente al 6,8 de este año”. Finalmente, las economías emergentes finalizaran 2017 creciendo a un ritmo del 5,1% frente al 4,3 registrado en 2016. “Se espera que el crecimiento de los emergentes suba hasta el 5,2% en 2018 a medida que se recuperen Rusia y Brasil e India repunte después de que se amortiguase un poco su crecimiento este año”.