oct
17
0 Actualidad
Publicado el martes 17 de octubre de 2017

El FMI eleva una décima nuestra perspectiva de crecimiento

El ritmo de crecimiento de la economía mundial coge velocidad. Al menos es lo que considera el Fondo Monetario Internacional en la revisión de sus previsiones, un documento en el que constata que “el repunte de la actividad económica está cobrando ímpetu a nivel mundial. El crecimiento global, que en 2016 registró la tasa más baja desde la crisis financiera internacional, con 3,2%, se incrementará a 3,6% en 2017 y a 3,7% en 2018”.

En el Informe de Perspectivas que acaba de publicarse, el panorama que dibujan los técnicos de Christine Lagarde es muy distinto al de hace relativamente poco tiempo. “hace apenas un año y medio, la economía mundial se enfrentaba a un estancamiento del crecimiento y a turbulencias en el mercado financiero. Ahora el panorama es muy diferente, con una aceleración del crecimiento en Europa, Japón, China y Estados Unidos”.

A distintos ritmos

El FMI ha analizado el previsible comportamiento de la economía en las distintas partes del mundo. En este sentido, anuncia que en Estados Unidos la economía crecerá a, 2,2% en 2017 y 2,3% en 2018. “La proyección de un crecimiento ininterrumpido a corto plazo ligeramente por encima del potencial refleja condiciones financieras muy propicias y una firme confianza entre las empresas y los consumidores”. Mejor irán las cosas en la zona euro, donde Christine Lagarde señala que la recuperación cobraría impulso este año y para moderarse al 1,9% en 2018.

En el detalle por países dentro de Europa, el FMI considera que el crecimiento repuntara este año y se moderara el próximo en Alemania (2,0% en 2017 y 1,8% en 2018), que se mantendrá sin cambios este año y se moderara el próximo en España (3,1% en 2017 y 2,5% en 2018), que aumentara tanto este ano como el que viene en Francia (1,6% en 2017 y 1,8% en 2018) y que avanzara este ejercicio y retrocederá el próximo en Italia (1,5% en 2017 y 1,1% en 2018).

Finalmente, el Fondo ha hecho público el llamado Artículo IV sobre la recuperación económica española, a la que califica como un modelo de éxito. “El país adoptó las reformas adecuadas para recuperarse del golpe que sufrió cuando su economía se desaceleró fuertemente en 2008: su economía ha crecido por cuarto año consecutivo. Sin embargo, aunque su crecimiento es saludable y el país ha recuperado gran parte de su competitividad, muchas personas siguen sin empleo, la productividad es baja y el país está muy endeudado con acreedores extranjeros”, afirman los autores del trabajo.