feb
20
0 Actualidad
Publicado el martes 20 de febrero de 2018

El mundo patas arriba

En pocos años el actual tablero económico mundial será muy distinto del actual. Dos economías que ahora mismo se encuentran en pleno proceso de expansión, Indonesia y México, ocuparán el cuarto y noveno lugar respectivamente a mediados de este siglo. Las economías europeas cederán terreno, aún sin dejar los diez primeros de la lista, aunque Italia perderá esa posición de privilegio.

Es el panorama que dibuja el informe elaborado por The Economist Intelligence Unit que prevé que ya en 2030 las tres principales economías del mundo sean los Estados Unidos, China y la India. Los expertos valoran que el crecimiento de los dos últimos países, en particular, será tan elevado que en 2050 cada uno de ellos será más rico que Indonesia, Alemania, Japón, Brasil y el Reino Unido en su conjunto, un movimiento de la distribución de la riqueza mundial  que califican como único en la historia.

Si las previsiones se cumplen, el poderío económico de China y de la India a medio plazo, asegura The Economist Intelligence Unit, “requerirá que ambos países, especialmente China, desempeñen un papel más importante en el escenario mundial, por lo que habrá que adaptar las instituciones internacionales para que puedan ejercer una mayor influencia en el tratamiento de problemas globales como el cambio climático, la seguridad internacional y la gobernanza económica mundial”.

El informe afirma que el auge de Asia no es un fenómeno nuevo; “ya vimos como Japón y Corea del Sur prosperaban durante la segunda mitad del siglo XX”. El inicio del nuevo milenio arrancó con muchas economías asiáticas con altas tasas de crecimiento, “que propiciaron que su cuota del PIB mundial pasase del 26% al 32% entre 2000 y 2014”. Las previsiones a largo plazo sugieren que el ascenso de Asia continuará hasta 2050, no al mismo ritmo, pero en ese momento los países asiáticos ya representarán el 53% del PIB mundial.

Los expertos de  The Economist Intelligence Unit  aunque aseguran que los mercados emergentes tenderán a crecer más rápido que las economías desarrolladas, también proyectan que, en términos de renta per cápita, las economías avanzadas de hoy en día es probable que continúen siendo dominantes. Sin embargo, economías como China casi alcanzarán en renta por habitante a Japón en 2050, mientras que la India verá como el poder adquisitivo de su población “pasará de representar el 3% de la capacidad de compra de un consumidor de Estados Unidos al 24% en 2050, mientras que el de un consumidor chino aumentará del 14% a poco menos del 50%”.