inflacion
ago
31
0 Actualidad
Publicado el lunes 31 de agosto de 2015

El precio de los carburantes tira a la baja de la inflación

La constante bajada de los precios del petróleo, que viven su particular guerra fratricida entre los productores tradicionales y los que apuestan por el fracking, nos deja una inflación que finaliza el mes de agosto con un descenso del 0,4%, medio punto más baja que en julio.

La inflación anual estimada del IPC en agosto es del -0,4% en tasa interanual, de acuerdo con el indicador adelantado difundido por el INE. Unos datos que, en caso de confirmarse, supondrían una disminución de cinco décimas, ya que en el mes de julio esta variación fue del 0,1%. Este descenso se explica, principalmente, por la bajada de los precios de los carburantes, especialmente el del gasoil y los de las gasolinas, y de la electricidad. Por su parte, los precios de consumo registran en agosto una tasa mensual del -0,3% con respecto al mes de julio, siempre según el indicador adelantado del IPC. En cuanto al IPC armonizado, los valores son idénticos a los adelantados para la inflación ordinaria.

La razón principal que se esconde tras la bajada de los precios registrada en agosto es el tremendo descalabro que ha sufrido el valor del crudo en los últimos meses. En lo que llevamos de año ha perdido más de la mitad de su valor y ha alcanzado los precios más bajos desde 2009. Ahora mismo cuesta menos de la mitad de lo que valía hace justo un año, cuando se cotizaba a 100 dólares el barril frente a los 49,88 con que cerró el Brent, que es del de referencia para Europa, el pasado viernes 28 de agosto. Aunque siempre se dice que los carburantes suben sus precios como un cohete cuando se incrementa el precio del petróleo pero bajan como una pluma en cuanto el crudo pierde valor, los conductores han percibido claramente cómo se trasladaban los movimientos en el mercado petrolífero al precio en los surtidores.

Desde el verano de 2010, de acuerdo con los datos recopilados en el Boletín Petrolífero de la Unión Europea, no estaban los combustibles tan baratos en las gasolineras españolas. Según las estadísticas, el precio medio para el gasoil es de 1,086 euros y el de la gasolina de 95 alcanza los 1,26. Son valores medios ya que basta con hacer un recorrido por nuestras carreteras para encontrarnos con estaciones de servicio que venden el gasoil de automoción, el más consumido, por debajo del euro.

Tras la bajada de los precios del crudo se esconde la soterrada guerra entre Estados Unidos y la OPEP ya que, hasta ahora, los norteamericanos eran consumidores netos de crudo, que adquirían principalmente a los grandes productores árabes, como Arabia Saudí. De un tiempo a esta parte, con la mejora de la productividad de las técnicas de fracking, las petroleras estadounidenses logran autoabastecerse con cerca de 4 millones de barriles diarios. Como los países de la OPEP no bajan su producción, hay un exceso de oferta que coincide con una detracción de la demanda, derivada principalmente de los problemas que está empezando a atravesar China, lo que se traduce en una drástica reducción del precio del crudo. Estas fluctuaciones han hecho que la inflación española entre de nuevo en terreno negativo y continúe la etapa de muy bajos valores en la que lleva instaurada desde el verano de 2013 y que no parece que vaya a cambiar en los próximos meses.