jun
29
0 Actualidad
Publicado el viernes 29 de junio de 2018

España crecerá un 2,8% en 2018 y un 2,3% en 2019

El Centro de Predicción Económica CEPREDE ha realizado su estudio mensual de las previsiones de crecimiento del PIB en España, en base a su Modelo de Alta Frecuencia. En este sentido, CEPREDE mantiene su previsión de avance para España en el conjunto de 2018 en el 2,8%, mientras que ha revisado una décima a la baja su estimación para 2019 con un crecimiento del 2,3%.

Los datos de los indicadores coyunturales tenidos en cuenta para la realización del estudio apuntan a una suave y progresiva contención de las tasas de crecimiento a lo largo de todo el año. Además, estas cifras mantienen, en general, una tendencia moderada para 2018, aunque se estiman aumentos destacables en áreas como los ingresos no financieros del Estado (+8,6%) o las ventas a grandes empresas en cuanto a bienes de equipo (+6,3%) respecto a 2017.

Del mismo modo, el avance para 2019 se mantiene apenas sin variación, con un perfil intertrimestral prácticamente plano, que se mantendrá entre el 0,5 y 0,6% durante todo el año. Por lo que respecta a los principales desequilibrios, destaca una importante corrección del desempleo tanto en 2018 como en 2019, superior a las 200 mil personas por año, con el cumplimiento de los objetivos de déficit impuestos por Bruselas y con un ligero incremento en las estimaciones de la balanza comercial.

Fitch también revisa previsiones

Paralelamente, la agencia de calificación crediticia Fitch ha mejorado en una décima su pronósticos de crecimiento para la economía de nuestro país para este año, que pasa a situarse en el 2,7% al considerar que “la situación política no tendrá un impacto material sobre la actividad, que seguirá viéndose impulsada por la demanda doméstica y la buena marcha del mercado laboral”.

La agencia, que el pasado mes de enero elevó el rating de España hasta ‘A-‘ con perspectiva ‘estable’, un nivel equivalente al notable, mantiene su previsión de que en 2019 el crecimiento del PIB se desacelerará de forma sensible, situándose en el 2,3%, y moderándose al 1,9% un año después. De este modo, Fitch considera probable “una moderación gradual del consumo y de la creación de empleo en los próximos ejercicios a medida que el crecimiento de la economía pierde vigor dado el nivel históricamente bajo de ahorro de los españoles”.