may
12
0 Actualidad
Publicado el lunes 12 de mayo de 2014

España, destino preferente de inversión turística

Nuestro país, con los más de 60 millones de turistas extranjeros que nos visitaron en 2013, es el tercer destino del mundo por número de viajeros y el segundo por ingresos, por lo que los inversores ven a España como uno de sus objetivos principales.

España cuenta con excelentes ventajas competitivas, como modernas infraestructuras, clima privilegiado, cercanía a los países emisores, seguridad jurídica, amplia oferta cultural y de ocio… Valores que le han hecho ser el tercer mercado turístico mundial. Debido a estos factores, la consultora Deloitte considera que gran parte de la comunidad inversora internacional sigue teniendo a España como un destino preferente de inversión.

En el Informe de Expectativas Turísticas, que elabora anualmente esta firma, se llama la atención sobre la elevada fragmentación de nuestro mercado hotelero, con un gran número de establecimientos independientes si nos comparamos con países como EE.UU., Alemania o Francia. Esta atomización de nuestro parque de alojamientos representa una oportunidad única para la adquisición de activos que puedan ser operados por alguna de las grandes compañías hoteleras nacionales o internacionales.

En los últimos trimestres se ha visto reducida la actividad inversora, afectada por las incertidumbres que se cernían sobre la economía española. Sin embargo, desde mediados de 2013 se ha detectado un creciente interés por el mercado español y un notable incremento de la inversión, lo que permite a Deloitte vislumbrar un 2014 mucho más activo. En los últimos meses inversores internacionales, principalmente de origen asiático o de Oriente Medio, han cerrado operaciones centradas  en localizaciones y activos premium, especialmente gracias a la reducción de precios que se está produciendo y que permitirá la realización de más operaciones en el futuro.

A lo largo de 2014 los consultores de Deloitte  prevén que se incrementen las transacciones de compra de deuda cuya garantía sean activos hoteleros. Las primeras operaciones realizadas con éxito en 2013 y el fuerte interés mostrado por un numeroso grupo de grandes fondos, hace previsible que asistamos a más operaciones de este tipo. Por otro lado, están aterrizando en el mercado hotelero nuevos inversores nacionales, de marcado perfil financiero, que han puesto el foco en activos y localizaciones de calidad, y compañías hoteleras de tamaño medio  que cuenta con una situación financiera saneada y que ven el momento actual como una oportunidad para crecer a precios atractivos. En definitiva, indica el informe de Deloitte, 2014 se presenta como un año prometedor en cuanto a número y volumen de operaciones, especialmente en plazas urbanas como Barcelona y Madrid y en localizaciones vacacionales de calidad.