abr
2
0 Actualidad
Publicado el lunes 2 de abril de 2018

España se prepara ante el Brexit

Las empresas españolas se muestran concienciadas de la importancia que sobre su actividad tendrán los resultados de las negociaciones sobre el Brexit y, por ello, la mayoría de ellas, hasta un 64%, han elaborado o tienen previsto elaborar planes de contingencia específicos, tal y como lo detalla la  segunda edición del informe La empresa española ante el Brexit elaborado por KPMG con la colaboración de  CEOE.

En el documento se concluye que el 31% de nuestras empresas con intereses en Reino Unido ya han elaborado un plan de contingencia, un 19% ya lo está implementando,  y un 33% tienen intención de hacerlo próximamente. Por sectores, el financiero ha sido el más proactivo en este ámbito, “puesto que más de la mitad de las entidades ya cuentan con un plan de contingencia, entre otras razones, por requerimiento de los reguladores”.

Gran Bretaña y España, intereses cruzados

Los resultados de la encuesta elaborada por KPMG confirman el carácter estratégico del mercado británico para las empresas españolas ya que hasta el 46% de las compañías encuestadas declara tener algún tipo de relación con Reino Unido. Si al impacto que la relación económica entre España y Gran Bretaña le sumamos la gran incertidumbre existente aún sobre cuál será el resultado de la segunda fase de negociaciones, es comprensible  que nuestros empresarios articulen mecanismos de respuesta ante los posibles escenarios de salida de Gran Bretaña de la UE.

En este sentido, Antonio Hernández, socio responsable de estrategia internacional y Brexit de KPMG en España ha señalado que, como se desprende del informe, “la incertidumbre que sigue rodeando aún la futura relación entre la Unión Europea y Reino Unido, hace recomendable definir una estrategia de respuesta, ya que esperar al último momento puede dejar sin margen de maniobra a la empresa o en posición de desventaja frente a la competencia. Cuestiones como la cuantificación del impacto aduanero de los escenarios en los que podría desembocar el Brexit, la revisión de los contratos firmados con contrapartes británicas o el impacto potencial sobre el personal y talento o el propio modelo de negocio y cadena de suministro son sólo un ejemplo de impactos a tener en cuenta.”

Con respecto al año pasado, las barreras arancelarias aumentan su importancia entre los retos del Brexit para las empresas (pasa del 43 % al 50%), situándose como el principal reto para las compañías, junto a la posible contracción de la economía británica (50%). Le siguen los cambios regulatorios (46%) y la depreciación de la libra (43%). Para Antonio Hernández, “la encuesta de este año indica una mayor incidencia para los empresarios de los retos en el medio plazo, derivados de eventuales barreras al comercio y una posible contracción de la economía británica, frente a la mayor preocupación por los efectos macroeconómicos más inmediatos (depreciación de la libra) que se observaba el pasado año”.