oct
14
0 Actualidad
Publicado el martes 14 de octubre de 2014

Europa constata que la recuperación económica de España ha ganado velocidad

La Comisión Europea (CE) y el Banco Central Europeo (BCE), en una declaración conjunta tras concluir su segunda misión de vigilancia post-programa para España, afirman que la recuperación económica ha ganado impulso en lo que llevamos de año, aunque llaman la atención sobre las elevadas tasas de desempleo que seguimos soportando.

Los representantes de la Comisión Europea y del BCE, que han estado en nuestro país del 6 al 10 octubre, subrayan que el crecimiento ha ganado músculo “gracias al aumento de la demanda interna”, aunque afirman que “la balanza exterior se ha debilitado sustancialmente como resultado de una desaceleración en el crecimiento del mercado de exportación y por el aumento de las importaciones”. A juicio de la Unión Europea, “el consumo interno y la inversión se están beneficiando de la creciente confianza, la creación de empleo, las condiciones más fáciles de financiación y una inflación baja”.

Por otra parte, destacan la disminución del desempleo, aunque advierten que nuestra tasa del 24% de paro es demasiado elevada. En este sentido, resaltan que el mercado de trabajo español “se caracteriza por una gran proporción de desempleados de larga duración, una alta tasa de inactividad juvenil y una segmentación significativa según los tipos de contratos”. En el terreno laboral, los enviados de Bruselas destacan que la reforma del mercado de trabajo “es un proceso largo y complejo, cuyo impacto sobre el terreno tardará en hacerse sentir”. Al mismo tiempo, ponen el foco sobre las decisiones futuras en materia laboral, donde indican que España “no tiene más reformas en cartera para hacer frente al alto grado de dualidad del mercado de trabajo”.

En el terreno de las reformas estructurales, se alaba que la aplicación de estas medidas ha avanzado en los últimos seis meses, con iniciativas como la revisión del marco de insolvencia empresarial para facilitar la reestructuración de la deuda corporativa, la flexibilización de los requisitos de concesión de licencias al comercio minorista, la aplicación gradual de la ley de unidad de mercado y la remodelación de la administración pública. Los enviados del BCE y la Comisión Europea hacen referencia en su informe al proyecto de reforma tributaria, que ven como “un primer paso hacia una simplificación integral del sistema tributario, pero que puede complicar el logro de los objetivos presupuestarios.

En sus conclusiones, la Unión Europea confirma “las tendencias positivas de estabilización que se han venido desarrollando en los últimos dos años”. Sin embargo, advierte a España que “será importante no bajar la guardia, ya que los grandes desequilibrios de la época anterior a la crisis y los desafíos políticos relacionados con el mercado de trabajo son todavía sustanciales”. Europa aboga por la “aplicación plena y efectiva del programa de reformas” y demanda “una estrecha monitorización de los resultados de la agenda reformista”.