oct
6
0 Actualidad
Publicado el viernes 6 de octubre de 2017

Europa trabajará para incrementar la ciberseguridad y apuesta por la libre circulación de datos no personales

Europa quiere reforzar la ciberseguridad en el territorio de la Unión y garantizar la libre circulación de datos no personales entre los estados miembros. A este respecto, el propio presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker,  ha señalado que, aunque en los últimos tres años se ha avanzado en materia de ciberseguridad, “Europa todavía no está bien equipada en lo que se refiere a los ciberataques, por lo que hemos propuesto la puesta en marcha de nuevas herramientas, incluida una Agencia Europea de Seguridad Cibernética”.

Nuevas amenazas, nuevas respuestas

Todos recordamos las oleadas de ciberataques vividos meses atrás, como fueron los virus WannaCry y Petya. “Las cifras muestran que las amenazas digitales están evolucionando rápidamente: desde principios de 2016, más de cuatro mil ataques de ransomware han ocurrido en todo el mundo cada día, un aumento del 300% desde 2015, mientras que el 80% de las empresas europeas se han visto afectadas”, argumenta la Comisión Europea, quien avanza que “los estudios sugieren que el impacto económico de la ciberdelincuencia se quintuplicó de 2013 a 2017, y podría aumentar aún más en 2019”.

Para atajar este creciente problema, la UE ha propuesto fortalecer la capacidad de respuesta y resistencia de la Unión  a los ciberataques mediante el refuerzo de la Agencia de Seguridad de las Redes y de la Información de la Unión Europea, la creación de un marco de certificación de seguridad cibernética a escala europea, un plan para responder a incidentes de ciberseguridad a gran escala y la puesta en marcha de un nuevo Centro Europeo de Investigación y Competencia en Ciberseguridad.

Datos sin fronteras

Otro aspecto en el que se va a centrar la política digital europea son las normas que rigen la libre circulación de datos no personales en la UE que, en un futuro, “permitirán, junto con las ya existentes, almacenar y procesar informaciones no personales en toda la Unión para aumentar la competitividad de las empresas europeas y modernizar los servicios públicos en el marco de un mercado único europeo eficaz de servicios de datos”. A este respecto, la Comisión afirma que “eliminar las restricciones de localización de datos se considera el factor más importante para la economía digital, tanto como para duplicar su valor hasta alcanzar el 4% del PIB continental en el horizonte de 2020”.