sep
18
0 Actualidad
Publicado el martes 18 de septiembre de 2018

El FMI quiere un Brexit acordado

Según las previsiones del Fondo, “dejar a la UE sin un acuerdo sobre el marco para la relación económica futura y un período de implementación para llegar allí es el riesgo más importante a corto plazo para la economía del Reino Unido”.

Claves para un acuerdo

El FMI cree que al final habrá un acuerdo con la UE sobre un amplio pacto de libre comercio y un Brexit suave, aunque sus expertos señalan que una partida más perturbadora tendrá un resultado mucho peor. “En comparación con el mercado único de hoy en día, todos los posibles escenarios tendrán costos para la economía del Reino Unido, y en menor medida también para la UE. Cuanto mayores sean los impedimentos para el comercio en la nueva relación, más costoso será”.

Sin embargo, el FMI afirma que no se debe subestimar el progreso que se ha logrado en las negociaciones, especialmente el acuerdo sobre el período de implementación. “Pero muchos problemas críticos siguen sin resolverse, -dice el Fondo- lo más significativo es un acuerdo político sobre la futura relación económica entre el Reino Unido y la UE y el estado de la frontera terrestre irlandesa. Alentamos tanto al Reino Unido como a la UE a trabajar diligentemente para llegar a un acuerdo sobre estos temas abiertos a fin de evitar un Brexit muy costoso”.

Más allá del Brexit

Por encima de todas las complicaciones del proceso de salida de la UE, el Reino Unido tiene importantes desafíos estructurales que abordar. Muchos son comunes a otras economías avanzadas, como el envejecimiento de la población y la presión que esto supone para el presupuesto a largo plazo además de un crecimiento muy débil de la productividad. En 2016, el trabajador promedio del Reino Unido producía aproximadamente un 25% menos por hora que un trabajador estadounidense, francés o alemán. “Esto significa que, para la tarde del jueves, el trabajador promedio estadounidense, alemán o francés ha producido tanto como un trabajador británico típico en una semana entera. A largo plazo, aumentar la productividad en el Reino Unido es la clave para elevar de manera duradera los niveles de vida”, señala el FMI en las conclusiones del Artículo IV sobre la economía británica.

Por otro lado, las previsiones del FMI apuntan  que el Reino Unido tendrá un crecimiento de alrededor del 1,5% este año y el siguiente, aunque “los efectos relacionados con el Brexit son el factor determinante para la desaceleración del crecimiento británico”. Este contexto de incertidumbre sobre el entorno económico futuro ha pesado sobre la inversión mientras que la depreciación de la libra esterlina ha deprimido el crecimiento y el consumo, si bien las exportaciones británicas se han recuperado gracias a mayor debilidad de su moneda.