jun
28
0 Actualidad
Publicado el jueves 28 de junio de 2018

Fuga de cerebros

La recepción de talento de todo el mundo ha hecho que Estados Unidos, junto con el Reino Unido, Canadá y Australia, sea uno de los cuatro países donde cada vez más viven inmigrantes altamente calificados, de acuerdo con el informe Global Talent Flows, del Banco Mundial quien también avisa que “la inmigración de trabajadores altamente calificados suele causar controversia, ya que su pérdida genera inquietudes en sus países de origen”, aunque ponen el acento en aspectos positivos de estos movimientos de migrantes “que pueden crear vínculos, muy necesarios, con fuentes mundiales de conocimiento, capital y bienes, y algunos de ellos probablemente regresen con un mayor nivel social y educativo”.

Destino Norteamérica

Los expertos que estudiado los flujos de talento en el mundo revelan que 28 millones de inmigrantes altamente calificados vivían en los países de la OCDE en 2010, un 130 % del que se movía en 1990. Sin embargo, sólo cuatro naciones acaparan aproximadamente el 70 % de esos migrantes, que cuentan con una preparación y un talento extraordinarios. “Estados Unidos por sí solo históricamente ha recibido a cerca de la mitad de todos los migrantes altamente calificados que se dirigen a los países de la OCDE y un tercio de los de todo el mundo”.

Los investigadores argumentan que entre las razones que explican el aumento excepcional del número de personas altamente calificadas que emigran hacia los países de la OCDE se encuentran “los mayores esfuerzos para atraer talento realizados por gobiernos que invierten en capital humano, los efectos secundarios positivos generados por la acumulación de habilidades, los descensos de los costes en el transporte y las comunicaciones y el aumento en el interés de los jóvenes por recibir educación en el extranjero”.

Emigrar para prosperar

Las razones que hay detrás de este movimiento migratorio son que numerosos países de origen tienen capacidades limitadas en materia de educación y  carecen de recursos para capacitar a los trabajadores e, incluso, para reemplazar a aquellos que han emigrado. “Las razones por las que las personas se van se relacionan con su situación de vida”, ha manifestado Caglar Ozden, economista del Banco Mundial y uno de los autores del estudio. “Sí el país mejora, se desarrolla, y se mejoran las condiciones de vida de las personas con más estudios, probablemente  no se marcharían”.