dic
11
0 Actualidad
Publicado el lunes 11 de diciembre de 2017

Fumata blanca

La Comisión Europea ha recomendado al Consejo Europeo que, en su reunión del próximo 15 de diciembre, determine que se ha avanzado lo suficiente en la primera fase de las negociaciones con el Reino Unido con arreglo al artículo 50, por lo que el Brexit pasa a la siguiente fase, la aplicación de medidas concretas que finalicen con la salida del Reino Unido del seno de la Unión Europea.

Un largo camino, un acuerdo mínimo

El pasado 29 de marzo el Reino Unido notificó al Consejo Europeo su intención de retirarse de la Unión al amparo del artículo 50 del Tratado de la Unión Europea, que también establece que corresponde ahora al Consejo Europeo tomar una decisión que confirme esa recomendación y permitir con ello que las negociaciones pasen a su segunda fase. Tras alcanzar un principio de acuerdo, tanto los enviados británicos como la representación de la Comisión Europea han mostrado su agrado con el pacto alcanzado, que se basa en un informe conjunto de los negociadores de ambas partes.

La Comisión considera que se han conseguido avances suficientes en cada uno de los tres ámbitos prioritarios, concretamente los derechos de los ciudadanos, el diálogo en relación con Irlanda del Norte y la liquidación financiera. El equipo negociador de la Comisión ha garantizado la protección de los derechos de los ciudadanos de la UE residentes en Gran Bretaña y de los nacionales del Reino Unido que viven en los veintisiete estados miembros restantes, que seguirán siendo los mismos después de que el Brexit se haga efectivo.

Por lo que respecta a la liquidación financiera, el Reino Unido ha mostrado su acuerdo con que los compromisos contraídos por la Unión Europea en su configuración actual de veintiocho miembros sean respetados por todos, incluido el propio Reino Unido. Finalmente, en cuanto a la frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte, Gran Bretaña reconoce las circunstancias excepcionales de la isla de Irlanda y ha asumido importantes compromisos con el fin de evitar que dicha frontera sea rígida.

Satisfacción compartida

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha declarado que ha sido una negociación difícil, “pero hemos conseguido un primer avance decisivo. Estoy satisfecho con el trato equitativo que hemos alcanzado con el Reino Unido. Si los veintisiete Estados miembros están de acuerdo con nuestra valoración, la Comisión Europea y el negociador principal Michel Barnier están dispuestos a empezar a trabajar de inmediato en la segunda fase de las negociaciones”. Por su parte, la primera ministra británica, Theresa May, ha pedido a la Unión Europea “trabajar en un periodo de transición para la salida del país que dé certidumbre. Soy optimista sobre las negociaciones que quedan por delante”.

Los pactos para la salida inglesa de la UE deben concluirse a más tardar en el otoño de 2018, para dar al Consejo tiempo suficiente para concluir el acuerdo de retirada, previa aprobación del Parlamento Europeo, y al Reino Unido para ratificarlo de conformidad con sus propios procedimientos, antes del 29 de marzo de 2019.