feb
16
0 Actualidad
Publicado el jueves 16 de febrero de 2017

El gran consumo retrocede posiciones

Es la principal conclusión del balance sectorial que elabora cada año la consultora Kantar Worldpanel, especializada en la elaboración de paneles de consumo. El principal cambio de tendencia es que los españoles hemos vuelto a salir de casa, lo que ha provocado que se realicen 5,7 millones menos de almuerzos y cenas en casa.

En opinión de César Valencoso, Consumer Insights Consulting Director en Kantar Worldpanel, “cuando estalló la crisis, hubo un crecimiento importante en la demanda porque la primera medida de ahorro de los hogares fue quedarse en casa. Ahora que el entorno macroeconómico y los índices de confianza son más favorables, el sector debe devolver ese volumen prestado –porque a los españoles nos gusta salir- y actualmente se encuentra ajustándose a esta nueva situación”.

La inflación compensa parte de la caída de ventas

Desde el punto de vista del gasto que los hogares españoles hemos destinados a compras, la inflación sólo ha compensado una parte de la caída de la demanda. Mientras que los precios medios del sector se han incrementado un 1,1% en el último año, el consumidor se ha ahorrado un 0,7% eligiendo productos, variedades, marcas y establecimientos más baratos, por lo que sólo el 0,4% restante ha sido lo que ha pagado realmente de más. “La nota positiva es que el sector ha conseguido mantener una evolución positiva de los precios en un entorno de caídas para la demanda y la facturación, lo que demuestra que el consumidor vuelve a buscar más valor en sus compras; eso sí, no a cualquier precio”, añade César Valencoso.

Según Kantar Worldpanel, uno de los grandes cambios que el sector ha sufrido en los últimos quince años es que, antes de la crisis, el consumidor aceptaba la subida de precios provocada por la inflación, que llegaba a superar niveles del 4%. A partir de 2008, se invirtió esa situación y se pasó a tratar de abaratar la cesta de la compra, una tendencia que ahora ha empezado a cambiar poco a poco al volver a decantarse por productos de más valor.

El auge de la marca blanca

Otro de los cambios que ha experimentado el sector ha sido el desarrollo de la marca de la distribución que en 2016, y por tercer año consecutivo, ha mantenido una cuota de mercado del 34,1%, apenas 0,2 puntos más que en 2015. Sin embargo el avance es más que evidente si comparamos estas cifras con las registrados en 2002, cuando las marcas blancas representaban el 19,7% del mercado. Desde entonces y durante los diez años siguientes, hasta 2012, las marcas de distribuidor han crecido de forma imparable; de hecho, han multiplicado su oferta disponible en los lineales desde 2001 y han doblado el número de productos disponibles, hasta alcanzar casi 150.000 referencias. En cuanto a la distribución, entre los seis principales grupos del país concentran el 53,5% del gasto de los hogares en productos de gran consumo en 2016, 16 puntos más que en 2001, cuando representaban el 37,5%.