oct
16
0 Actualidad
Publicado el martes 16 de octubre de 2018

Si hoy se votase el Brexit saldría que no

El estudio demoscópico liderado por el profesor Sir John Curtice e Ian Montagu, se basa en  el promedio de las seis encuestas más recientes con intención de voto acerca de un posible segundo referéndum sobre el Brexit. “Al calcular una media móvil se proporciona una medida más sólida de cómo las personas votarían en un segundo referéndum en el que la elección fuese entre dejar y permanecer en la UE”, explica el Centro Nacional de Investigación Social británico.

El trabajo llevado a cabo por los expertos demoscópicos británicos indica que las actitudes hacia Brexit han cambiado poco desde el comienzo del año. “Aunque ha habido algunas fluctuaciones en el último par de meses, ninguna de las partes en el debate sobre el Brexit ha asegurado un impulso en lo que respecta al equilibrio de la opinión pública”.

El resultado este encuesta de encuestas sugiere una pequeña ventaja a la opción de que Gran Bretaña permanezca en la UE,  52% frente al 48%, aunque el mensaje crucial es que la opinión pública británica permanece bastante dividida sobre el tema, tal como ha estado desde al menos el comienzo de 2018.

A este respecto, John Curtice, investigador principal en el Centro Nacional de Investigación Social británico ha indicado que “las posibilidades de que los votantes vuelvan a preguntarse si Gran Bretaña debería abandonar la UE han crecido tras la decisión del Partido Laborista de plantear la posibilidad de que pueda haber una segunda votación”.

Este experto en investigación sociológica considera que, ahora mismo, la opción de permanecer dentro de la UE disfruta de una ventaja en las encuestas. “Pero esa ventaja sigue siendo estrecha, y hay pocas señales de que esté creciendo. Además, descansa bastante en las preferencias de aquellos que no votaron hace dos años, y que por dos a uno ahora dicen que votarían porque las Islas Británicas no saliesen la Unión Europea”.

Desde hace tiempo Londres y Bruselas están encallados en unas negociaciones que se eternizan en la búsqueda de un acuerdo satisfactorio sobre el Brexit. En estos meses las propuestas de la primera ministra, Theresa May, han sido criticadas tanto por la Unión Europea como por los euro escépticos dentro de su propio partido. La premiere británica ha descartado celebrar un segundo referéndum, aunque el principal partido opositor, el  laborista, está abierto a convocar una nueva consulta a los ciudadanos.