ene
9
0 Innova
Publicado el martes 9 de enero de 2018

La digitalización, una estrategia de ahorro para las ciudades

En el primer estudio sobre el desarrollo de la digitalización en las ciudades españolas, elaborado por la consultora KPMG en colaboración con Siemens, se analiza de manera novedosa la penetración de las nuevas tecnologías en algunas de las principales ciudades de España. El documento Hacia la ciudad 4.0. Análisis y perspectivas de las Smart cities españolas, desvela cómo la digitalización puede mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y, al mismo tiempo, permitir importantes ahorros en las arcas públicas. Entre sus principales conclusiones, destaca que, “gracias a la aplicación de tecnología digital en la gestión de aguas, residuos, alumbrado, movilidad y edificación, los ayuntamientos españoles pueden ahorrar entre un 20% y 60% de sus gastos”.

¿Qué es una ciudad inteligente?

Una ciudad 4.0 es aquella que busca mejorar al máximo la calidad de vida de los ciudadanos y el desarrollo sostenible a través de una gestión eficiente y responsable de sus recursos y servicios. “Un objetivo que quieren alcanzar las ciudades del futuro para afrontar los desafíos a los que se enfrentarán en los próximos años, como el crecimiento de la población o la concentración de la misma en núcleos urbanos”. En este sentido, la ONU estima que en 2050, el 70% de la población mundial vivirá en ciudades y existirán más de 40 mega urbes en el año 2030, con niveles de población de entre 10 y 30 millones de habitantes.

El análisis de KPMG indica que más del 80% de las grandes ciudades españolas han invertido en proyectos vinculados a las Smart cities, una cifra que se eleva entre los municipios de mayor tamaño, en concreto en los de más de 200.000 habitantes, cuya inversión oscila entre los 20 y los 40 millones. En cuanto al avance de la digitalización, para el 71% de los encuestados el grado de madurez de los servicios digitales en los ayuntamientos españoles es medio, basándose en distintas categorías analizadas, como servicios electrónicos para la mejora de la economía; la energía; gestión de aguas y residuos; infraestructuras digitales o calidad de vida. “Las principales palancas que impulsarían el desarrollo de las ciudades 4.0 en España son los beneficios de eficiencia y eficacia que generan, así como la mejora de la calidad de vida y de los servicios a la ciudadanía”, concluye el trabajo de KPMG.