nov
8
0 Actualidad
Publicado el jueves 8 de noviembre de 2018

La empresa familiar goza de buena salud

La recuperación que ha experimentado nuestra economía en los últimos años se ha dejado notar también en la marcha de las empresas, y particularmente en las familiares. Si nos detenemos en la creación de empleo el 64% de los empresarios familiares asegura haber ampliado plantilla en el último año frente al 59% que contrató nuevos trabajadores en 2017 y muy por encima de la media europea, que está en el 53%.

Es sólo uno de los datos que se recoge en el Barómetro Europeo de la Empresa Familiar, realizado por KPMG y las Asociaciones Territoriales vinculadas al Instituto de Empresa Familiar (IEF). En la misma línea, “ocho de cada diez empresas familiares españolas aseguran tener confianza o mucha confianza en la situación de su empresa  para el próximo año, frente al 73% de sus homólogas europeas”.

En cuanto a la marcha del negocio, tres cuartas partes de los participantes en el estudio afirma haber incrementado su facturación en los últimos doce meses, una cifra cuatro puntos superior a la reportada hace un año y mucho más elevada que el 64% de la media europea. En este punto los autores del Barómetro destacan que “España ha sido el país que ha mostrado mejores resultados en términos de facturación, seguido de Italia y Francia, ambas con un 72%”.

En paralelo a la recuperación de la economía española ha descendido la búsqueda de mercados exteriores, lo que se traduce en que el 64% de los directivos familiares encuestados ha afirmado haber incrementado su actividad en el exterior en el último año, frente al 70% del año anterior.

Sin embargo, y pese a este panorama ciertamente positivo, también hay incertidumbres que planean sobre las empresas familiares, como son el mantenimiento de la rentabilidad, que preocupa al 42% de los empresarios, o la dificultad para encontrar los perfiles adecuados para sus necesidades, que supone un quebradero de cabeza para el 38% de los empresarios  encuestados.

Ramón Pueyo, socio responsable de Empresa Familiar de KPMG en España considera que los resultados del barómetro reflejan la complejidad del momento actual “en el que la empresa familiar española tiene que responder a una doble misión, mejorar su facturación y su rentabilidad a corto plazo e impulsar la innovación con agilidad para competir en un mercado digital y tecnológico”.