dic
29
0 Actualidad
Publicado el viernes 29 de diciembre de 2017

La zona euro, a toda vela

La producción de los países del euro culmina un año lleno de indicadores positivos. Por ejemplo, el flash del Índice PMI Compuesto de la actividad total se situó en 58 puntos, medio más que en noviembre y en su cota máxima de los últimos ochenta y dos meses.

A juzgar por el comportamiento de este indicador, que elabora mensualmente IHS Markit, la actividad de la zona euro aumentó como respuesta “a un mayor volumen de nuevos pedidos recibidos, que señalaron el incremento mensual más intenso de poco más de una década”. En el sector manufacturero, el mayor aumento de los pedidos registrado desde abril del 2000 “fue impulsado por un alza de los pedidos para exportaciones a un ritmo apenas inferior a la máxima récord de noviembre pasado”. Mientras tanto, el crecimiento de los nuevos pedidos en el sector servicios “fue igual al más intenso desde hace más de una década, subrayando la mejora generalizada de la demanda”.

Efectos colaterales

Como consecuencia de este impulso de la actividad, se ha vuelto a observar una intensa creación de empleo puesto que las firmas reforzaron su capacidad en línea con la sólida demanda y la mejora de las perspectivas. “El crecimiento del empleo medido conjuntamente fue el más alto desde septiembre del 2000. Un aumento récord en las plantillas del sector manufacturero ayudó a contrarrestar una ralentización de la creación de empleo en el sector servicios, aunque de todos modos el nivel de contratación en este último fue el segundo mejor de los últimos diez años”.

Del mismo modo, las cadenas de suministro también siguieron bajo presión debido a la robusta demanda y los plazos medios de entrega se prolongaron con una intensidad que no se había observado desde mayo del 2000. La sólida demanda ha sido un factor clave para alentar a las firmas a aumentar sus precios y han registrado uno de los mayores incrementos desde mediados de 2011.

Chris Williamson, Chief Business Economist de IHS Markit, ha subrayado que la economía de la zona euro está cobrando renovado ímpetu a medida que el año llega a su fin, “cerrando el mejor trimestre desde comienzos de 2011”. Según su opinión, “se observa un crecimiento acelerado tanto en Alemania como en Francia, que ha sido la gran sorpresa este año, al recuperarse rápidamente para ayudar a impulsar la expansión económica de la zona euro con mayor velocidad”.