abr
26
0 Actualidad
Publicado el jueves 26 de abril de 2018

Las economías avanzadas se enfrentan al reto del envejecimiento

Las economías avanzadas se enfrentan a uno de sus retos de futuro más importantes, el envejecimiento de la población. Así lo señala el Fondo Monetario Internacional en el capítulo 2 de la edición de abril de 2018 del informe Perspectivas de la economía mundial, aunque el Fondo cree que “las políticas tienen un margen considerable para mitigar las fuerzas del envejecimiento al permitir que quienes lo desean puedan trabajar”.

En la última década, el envejecimiento de la población se aceleró significativamente en casi todas las economías avanzadas, a medida que las personas nacidas en los años siguientes a la Segunda Guerra Mundial comenzaron a acercarse a la edad de jubilación. El coeficiente de dependencia, medido como la cantidad de personas de 65 años o más en relación a los de 20 a 64 años,  “aumentó del 27% de media en 2008 al 34% en la actualidad; mientras que para para 2050 se prevé que ascienda hasta el 55% a medida que se aceleren las tendencias demográficas”.

Sin embargo, aunque el envejecimiento ya está ejerciendo presión en la oferta de mano de obra, existen considerables diferencias en términos de la evolución y la composición de las tasas de participación agregadas en la fuerza laboral, definidas como la fracción de la población de 15 años de edad o más que está trabajando o buscando empleo, en las economías avanzadas. Por ejemplo, dice el Fondo, “la participación de la mujer ha aumentado drásticamente desde mediados de la década de 1980. Últimamente, la participación repuntó bastante entre los trabajadores de más edad, a la vez que disminuyó entre los jóvenes”.

Los expertos del FMI indican que, en casi todas las economías avanzadas, los hombres en edad más activa, sobre todo los que han alcanzado un logro educativo más bajo, han quedado cada vez más separados de la fuerza laboral. “Estados Unidos es el ejemplo más destacado entre las economías avanzadas de una disminución de la participación en la fuerza laboral por parte tanto de la mujer como del hombre en edad más activa”.

Para el horizonte de 2050, el FMI ha hecho una simulación en la que sugiere que, sin políticas para aumentar la participación, esta tasa de disminuirá en 5,5 puntos porcentuales durante los próximos 30 años. “Una disminución de la participación agregada de esta magnitud se traduciría en una reducción de 3 puntos porcentuales en el PIB medio en 2050 para las economía avanzadas”. Además, el FMI prevé que la disminución de la participación tenga una base amplia, “con tasas de actividad que rondarán el 50% o menos en Bélgica, Francia, Italia, Portugal y España”.