abr
7
0 Actualidad
Publicado el martes 7 de abril de 2015

Llega la Renta 2014, cargada de novedades

La primera de las modificaciones tiene que ver con los plazos. Si lo hacemos de forma electrónica podemos presentar la declaración desde el 7 de abril al 30 de junio, ambos días inclusive, mientras que si se presenta en papel hay que esperar al 11 de mayo. Si nos sale a pagar  y queremos domiciliar el cargo, el último día para entregar la documentación es el 25 de junio. Hay que tener en cuenta que están exentos de presentar la declaración de la renta los asalariados que perciban menos de 22.000 euros anuales procedentes de un solo pagador. Por su parte, los empleados que tengan más de un pagador pero, en conjunto, el segundo y posteriores no rebasen los 1.500 euros anuales también están exentos, aunque si superan este límite no están obligados a presentar la declaración si ganan menos de 11.200 euros procedentes de más de un pagador.

La letra pequeña del IRPF ha experimentado diversas variaciones que afectan a, por ejemplo, los planes de pensiones, para los que durante el año pasado se prorrogó el aumento de las tarifas del Impuesto sobre la Renta desde 0,75 a 7 puntos porcentuales adicionales, según nuestros ingresos. La deducción por compra de vivienda ha desaparecido para los que hayan comprado su casa después del 1 de enero de 2013, pero si la adquirimos antes y ya nos hemos aplicado deducciones por este concepto en ejercicios anteriores seguiremos teniendo derecho a desgravarnos hasta el 15% de los pagos, con el límite de 9.040 euros. En Navarra y el País Vasco, que cuentan con Hacienda propia, la deducción por comprar una casa sigue vigente, aunque hayamos hecho la adquisición después del arranque de 2013. En el caso de los alquileres se mantiene la deducción habitual, del 10,05% de los pagos efectuados, siempre que el contribuyente no gane más de 24.107,20 euros al año. Si firmamos nuestro contrato de alquiler a partir de enero de este año hay que reseñar que en futuras declaraciones del IRPF ya no tendremos derecho a esta deducción.

En el caso de los rendimientos del trabajo hay bastantes novedades. Por ejemplo, no habrá que tributar nada por las indemnizaciones derivadas de un despido que no superen los 180.000 euros y no computarán como renta en especie los pagos efectuados a empleados para asistir a cursos de nuevas tecnologías. Además, los ingresos percibidos por trabajar fuera de España, en el caso de personas que estén desplazadas al exterior por parte de sus empresas, quedan exentos de tributar en renta, eso sí, con un límite de 60.100 euros al año.

Por último, si hemos invertido en un negocio en el que únicamente hemos aportado capital, gracias a una medida recogida en la Ley de Emprendedores para impulsar la figura del business ángel, podemos deducirnos un 20% de ese desembolso, con un límite de 50.000 euros. Asimismo, los emprendedores que en 2014 pusieron en marcha una Sociedad Limitada Nueva Empresa pueden deducirse el 15% de las aportaciones realizadas, con un límite de 9.000 euros anuales.