abr
24
0 Actualidad
Publicado el martes 24 de abril de 2018

Lo mejor de ambos mundos

Los consumidores españoles se decantan por una experiencia de compra que aúne las ventajas de la tienda física y de los smartphone. Esta es la principal conclusión del informe Consumer Insights Survey 2018, elaborado por PwC a partir de la opinión de consumidores en 27 países, mil de ellos de España.

El estudio revela que la tienda física no ha quedado, ni mucho menos, en desuso. En los últimos tres años, el porcentaje de los consumidores españoles que acuden a las tiendas tradicionales, al menos una vez a la semana, ha crecido del 40% al 46%.  Un comportamiento que se ha visto acompañado también por un incremento del uso de los teléfonos móviles: entre 2016 y 2018, se ha multiplicado por dos, del 7 al 14%, la parte de los consumidores españoles que los utiliza para comprar, al menos un vez a la semana, y un 28% usa sus smartphone para hacer compras, por lo menos, una vez al mes.

Tienda física vs tienda virtual

La gran pregunta es saber qué buscan los consumidores en su retorno a la tienda física. La respuesta es que valoran un conjunto de cuestiones, como la capacidad para recorrer el establecimiento y ver los productos de forma sencilla, tal como asegura el 65% de los encuestados en España, o el mayor conocimiento del producto o de la gama de productos que permite el establecimiento físico. Pero también destaca la posibilidad de consultar online la disponibilidad del producto en otras tiendas -52%- y de que la tienda cuente con una conexión wifi sencilla y de fácil acceso -38%.

En el caso de las compras móviles, los libros, la música, las películas y los vídeo/juegos siguen siendo los preferidos para un 35% de los encuestados, que ya aseguran comprar la mitad o más de estos productos online. Les siguen la ropa -34%-, los artículos de belleza -28%-, la electrónica de consumo -27%-, el equipamiento deportivo -25%- y los juguetes -24%-. Las joyas y los productos de bricolaje y de arreglos del hogar son, por el contrario, lo menos proclives a comprarse a través de Internet.

Sin embargo la alimentación, considerada como el último bastión de la compra tradicional, también está entrando en el mundo del comercio electrónico. Casi la mitad de los más de 22.000 consumidores de todo el mundo entrevistados en el informe esperan comprar productos alimenticios a través de Internet  en 2018. En el caso de los españoles este porcentaje se sitúa en el 54%, mientras que un 26% dice que ya compra online, de forma habitual, productos como café, detergentes o pañales.