sep
13
0 Actualidad
Publicado el jueves 13 de septiembre de 2018

Los empresarios demandan reformas

El Barómetro de los Círculos, iniciativa que muestra la situación competitiva de la economía española y su evolución, destaca en su quinta edición la necesidad de recuperar el espíritu reformista para resolver nuestros grandes desequilibrios como el desempleo, la deuda y el déficit público. España que, por su peso económico, debería estar entre los 20 primeros países del mundo, continúa estancada en los principales rankings de competitividad en torno al lugar 35, sin apreciables mejoras en los últimos años.

Los empresarios y sus prioridades

Las principales recomendaciones de esta nueva edición del Barómetro se centran en el impulso a la innovación, la reforma de la Educación prestando especial atención a la Formación Profesional Dual, el apoyo al crecimiento de las empresas, la necesaria transformación digital, la creación de empleo de calidad, las políticas de conciliación y la modernización de las Administraciones Públicas.

Las cinco principales prioridades a corto y medio plazo de los altos ejecutivos se centran en lograr un Pacto de Estado para la Educación, reformar las Administraciones Públicas, atajar la corrupción y la economía sumergida, dedicar un mayor esfuerzo en innovación y tecnología y mejorar el mercado de trabajo.

A estas prioridades se añaden la reforma del sistema de pensiones, el fomento del emprendimiento, la mejora de la Administración de Justicia y la estrategia digital, entre otras cuestiones. En cuanto a los retos para la economía española a medio y largo plazo se destacan, por este orden, la pujanza de las economías emergentes en el entorno Asia-Pacífico, la evolución demográfica en los países desarrollados, y las nuevas tecnologías disruptivas.

Mejorar la FP como objetivo

Paralelamente, las empresas familiares apuestan una reforma en profundidad de la Formación Profesional para acabar con el desempleo juvenil. “En un país con uno de los niveles de desempleo más altos de Europa, se da la paradoja de que las empresas tienen serias dificultades para encontrar personal cualificado que se adapte a los requerimientos de los nuevos empleos”, señala el Instituto de Empresa Familiar en un documento de trabajo titulado Orientación Profesional y Formación Dual: Hacia un Modelo Integrado para el Empleo Juvenil. En este estudio se concluye que “adaptar la formación a las necesidades de las empresas es invertir en calidad, es fidelizar a los trabajadores escuchándoles y mejorando sus condiciones formativas y, por tanto, laborales”.