oct
18
0 Actualidad
Publicado el miércoles 18 de octubre de 2017

Los empresarios prevén que el IPC acabe el año en el entorno del 1%

Según el análisis que hace la patronal, “el mes de agosto fueron los precios de los productos energéticos los que impulsaron la inflación al alza y en el mes de septiembre han sido los de los alimentos sin elaborar los que han elevado la inflación general”. Con todo, los empresarios destacan que “la inflación subyacente se mantiene en el 1,2%”. Un dato que les permite indicar que “dado que el núcleo de la inflación sigue muy contenido, de no producirse grandes cambios en el precio del petróleo, es previsible que la inflación finalice el año en el entorno del 1%.

El petróleo y su efecto en los precios

Los expertos de la CEOE destacan que, en el septiembre, los precios de los bienes industriales sin productos energéticos registraron un crecimiento del 0,1%, frente al crecimiento nulo del mes anterior, los de los alimentos con elaboración, bebidas y tabaco se desaceleraron una décima hasta el 0,9%, mientras que los precios de los servicios registraron un aumento de una décima.

A su juicio un elemento muy importante en el comportamiento de la inflación es el precio del petróleo, que mostró una tendencia ligeramente ascendente durante los últimos meses, desde los 45/46 dólares por barril en junio hasta situarse en 57 dólares en septiembre. “A pesar de esta subida, el incremento interanual ya no es tan elevado como en los primeros meses del año”.

Así, en el mes de septiembre el precio del barril Brent era 21,8% más elevado que el año anterior, aunque, dada la apreciación del euro, el incremento real fue inferior, el 14,6%) A pesar de este aumento, el precio de los carburantes y combustibles moderó su tasa de variación (6,7% interanual) en septiembre. “De este modo, los precios energéticos se imponen todavía como el principal elemento inflacionista del índice general, pero moderando su ritmo hasta el 5,8%”.

De esta forma, la CEOE considera que “el efecto alcista de los precios del petróleo ya no es tan significativo como a comienzos de año y, además, la apreciación del euro lo está mitigando. De mantenerse en los niveles actuales, “el precio del crudo dejará de ser un factor inflacionista a partir de diciembre, permitiendo que la inflación general se sitúe en torno al 1%”.