jun
19
0 Actualidad
Publicado el martes 19 de junio de 2018

Los españoles pagamos la sexta luz más cara de Europa

Los precios de la electricidad doméstica en la Unión Europea (UE) disminuyeron levemente, un 0.2% de promedio, entre el segundo semestre de 2016 y el mismo periodo de 2017, para situarse en 20,5 euros por 100 kWh. Sin embargo, el coste de la luz tiene grandes oscilaciones, entre menos de diez euros por 100 kWh en Bulgaria y más de treinta euros por 100 kWh en Dinamarca y Alemania. En el caso de España, que tiene la sexta luz más cara de Europa, el precio medio fue de 21,8 euros, con una caída media del 4,7%.

En el periodo estudiado por Eurostat, de junio de 2016 a junio de 2017, el mayor aumento en los precios de la electricidad se dio en Chipre (+ 12,6%), seguido de Rumania (+ 7,2%), Malta (+7,1%), Estonia ( 6,5%), Reino Unido (+5,3%), Bulgaria y Bélgica (ambos +4,8%) y Polonia (+4,5%). Por el contrario, las disminuciones más notables se observaron en Italia (-11,1%), Croacia (-7,5%), Eslovaquia (-6,2%) y Grecia (-6%).

Expresado en euros, los precios medios de la electricidad doméstica en la segunda mitad de 2017 fueron más bajos en Bulgaria (9,8euros por 100 kWh), Lituania (11,1) y Hungría (11,3) y más altos en Alemania (30,5), Dinamarca (30,1) y Bélgica (28,8 euros).

Cuando se expresa en estándares de poder adquisitivo (PPS), una moneda de referencia común artificial que elimina las diferencias generales de nivel de precios entre países, se puede observar que, en relación con el costo de otros bienes y servicios, los precios de electricidad más bajos se encontraron en Finlandia ( 13PPS por 100 kWh), Luxemburgo (13,4) y los Países Bajos (14), mientras que los precios más altos se registraron en Alemania (28,8), Portugal (28), Bélgica (26,4), Rumania(26) y Polonia (25,4).

La parte de los impuestos y gravámenes en los precios totales de electricidad doméstica varió significativamente entre los Estados miembros, oscilando entre dos tercios en Dinamarca, donde el 69% del precio de la electricidad se compone de impuestos y gravámenes, y más de la mitad en Alemania (55%) y Portugal (52%), frente al 5% de tasas sobre la electricidad que se pagan en Malta.

En el promedio en la UE, los impuestos y gravámenes representaron el 40% de los precios de la electricidad doméstica, mientras que en nuestro país un 21% de lo que pagamos por la luz son impuestos.