may
23
0 Actualidad
Publicado el miércoles 23 de mayo de 2018

Los videojuegos: ¿nuevo motor de la economía?

El sector de videojuegos españoles facturó en 2016 617 millones de euros, un 21 % más que 2015, e incrementó su plantilla un 22 %, hasta alcanzar los 5.440 profesionales, según revela el Libro Blanco del Desarrollo Español de Videojuegos en su edición 2017 en el que se señala que videojuego español, por primera vez en los últimos años, ha entrado en una fase de consolidación. Actualmente existen en España 450 empresas y estudios legalmente constituidos, más otros 130 proyectos a la espera de constituirse. Con respecto a 2016, la cifra actual supone una reducción del 6 % de estudios en activo.

 “La industria sigue su tendencia a la concentración alrededor de polos de carácter local, capaces de ofrecer ecosistemas favorables, a menudo impulsados por un liderazgo público. Cataluña, la Comunidad de Madrid, la Comunidad Valenciana y Andalucía son los principales polos”, asegura el documento impulsado por la Asociación Española de Empresas Productoras y Desarrolladoras de Videojuegos y Software de Entretenimiento DEV.

Un sector en ebullición

El 80 % de las empresas y estudios activos a día de hoy no existían hace 10 años, un crecimiento que se ha visto acelerado en los últimos 5 años, en los cuales se ha creado el 52 % de las empresas actuales. “Consecuencia de ello, es un tejido empresarial polarizado y compuesto principalmente por una amplia base de microempresas, pocas pequeñas empresas y muy escasas de tamaño mediano o grande. El 47 % de los estudios españoles emplea a menos de 5 empleados y el 87% factura menos de 2 millones de euros”, señala DEV en el Libro Blanco sobre el videojuego español.

Pese a la caída de estudios de desarrollo activos, la facturación y el empleo del sector siguen una senda de crecimiento positiva, como demuestra el hecho de que la facturación de la industria española alcanzó en 2016 los 617 millones de euros, un 21% más que 2015. “Es posible estimar una previsión de crecimiento anual del 23,6 %, lo que supondría alcanzar en 2020 los 1.440 millones de euros de facturación”. Además, es importante indicar que la industria española de desarrollo de videojuegos se reconfirma un año más como altamente exportadora, ya que, de media, “el 57 % de los ingresos de las empresas del sector proviene de los mercados internacionales”.

De la misma manera, el empleo directo en el sector creció un 20 %, sumando 5.440 profesionales en 2016. También las previsiones de evolución del empleo son positivas, y nos llevan a estimar un crecimiento a una tasa compuesta anual del 20,37 %, hasta llegar a los 11.420 empleos directos en 2020.