mar
16
0 Actualidad
Publicado el viernes 16 de marzo de 2018

Más productos y más caros

El año pasado los españoles adquirimos más productos para nuestra cesta de la compra y los que nos llevamos a casa eran más caros. Con esa doble buena noticia el mercado de gran consumo experimentó en 2017 un crecimiento del 3,7%, según el informe Nielsen 360, hasta superar los 79.000 millones de euros.

A lo largo del año pasado la subida de precios se centró sobre todo en los productos frescos, que se encarecieron en su conjunto un 2,8%, aunque lo que más subió fue el pescado, un 5,8%, mientras que los huevos sólo se encarecieron un exiguo 0,7%. Por otra parte los precios de los productos envasados de alimentación, refrigerados y bebidas crecieron el año pasado un 1,8% aunque, a pesar de ello,  sus ventas aumentaron un 1%. A pesar de ello, los españoles llenamos una tercera parte de nuestra cesta de la compra con frutas, verduras, huevos, pan, carnes o pescados.

Hacia un nuevo modelo de consumo

Ante esta subida del valor de los productos frescos los supermercados e hipermercados de nuestro país siguieron potenciando sus secciones de perecederos mientras que los consumidores han respondido adquiriendo en este tipo de superficies comerciales hasta un 57% de los frescos consumidos, a la par que las tiendas tradicionales siguieron perdiendo cuota de mercado y retuvieron el 43% restante.

Por otra parte, sí en los últimos años las marcas blancas habían comido muchísimo terreno al resto de referencias, la evolución de las marcas de distribuidor se ha mantenido estable, con apenas un crecimiento de 0,2 décimas para una cuota del 39,2%. Lo mismo sucede con las ventas en promoción, que representan dos de cada diez euros vendidos en el mercado de gran consumo,  mientras que su peso sobre el conjunto de las ventas se mantiene sin cambios.

No sólo el gasto en la cesta de la compra crece, los negocios de hostelería también cerraron 2017 con un incremento del 5,7% gracias a las buenas temperaturas, a la mayor confianza del consumidor y al empuje del turismo.  No obstante, el mayor consumo se produce en horas diurnas, y es que el ocio nocturno sigue de capa caída con una reducción de locales cercana al 30% en una década.

Según el director general de Nielsen Iberia, Gustavo Núñez, “la mejora de la economía y del empleo se traducen en más confianza para consumir y más alegría para hacer la compra. Sin embargo, hemos interiorizado, a raíz de la crisis, tanto el control del gasto en lista de la compra como el hecho de estar ojo avizor a las subidas y bajadas de precio”.