may
27
0 Actualidad
Publicado el viernes 27 de mayo de 2016

Moderado optimismo

El Eurogrupo, que reúne a los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea, indica en sus últimas previsiones que la economía española mantuvo un crecimiento firme en el cuarto trimestre de 2015, con un alza intertrimestral del 0,8%, lo que ha llevado a que nuestro PIB se expanda un 3,2% el año pasado.

Por lo que respecta al arranque de 2016, los datos que maneja señalan que la progresión de la economía de nuestro país fue ligeramente más lenta, en torno al 0,7%, y advierte que el crecimiento puede perder algo de impulso, tal como refleja el Indicador de Sentimiento Económico. Sin embargo, “se espera que España mantenga un ritmo vigoroso debido a la evolución positiva del mercado de trabajo, la mejora del acceso al crédito para las empresas y hogares, y los bajos precios del petróleo”.

Exportaciones, inflación y mercado de trabajo

Los ministros de Economía y Finanzas de la UE consideran que el crecimiento de nuestras exportaciones se va a ver reducido a lo largo del año, “debido al proyectado debilitamiento de los principales mercados de exportación de España”. Esta desaceleración de nuestras ventas exteriores se va a compaginar con menores importaciones, con lo que el resultado neto puede ser negativo en 2016 y neutro en 2017.

En el terreno de la inflación, la sostenida caída de los precios del petróleo y la energía van a determinar la evolución de este indicador a corto plazo. El Eurogrupo pronostica que este año acabe con una caída de los precios del 0,1% “aunque se espera que la inflación subyacente mantenga una actitud positiva y que en 2017, la inflación general se vuelva a terreno positivo”.

La creación de empleo se desaceleró moderadamente en el primer trimestre de 2016, una tendencia que continuará en los próximos meses, aunque las tasas de crecimiento económico que se prevén superan el 2%. En lo que respecta a la tasa de desempleo, que se ubicó en el 20,9% de la población activa en el último trimestre de 2015, se espera que continúe descendiendo hasta quedarse en el entorno del 18% para 2017.

Europa crece moderadamente

La economía de la zona euro creció un 1,7% en 2015, su tasa más alta desde 2010. Un avance que el Eurogrupo achaca a políticas de apoyo y factores excepcionales, tales como los bajos precios del petróleo. Las previsiones que maneja la UE esperan que en 2016 y 2017, la economía continental siga creciendo a la misma velocidad, aunque, al mismo tiempo, “el modesto crecimiento global, la debilidad del comercio mundial, y el aumento de la incertidumbre parece que van a pesar más en la actividad de lo que se esperaba”.

El documento del Eurogrupo señala que “los riesgos más importantes se refieren a la fortaleza del crecimiento mundial, el repunte esperado en los mercados emergentes y la capacidad de China para gestionar su transición y para evitar un aterrizaje duro, posibles movimientos bruscos en los precios del petróleo o turbulencias financieras”. Todos ellos son elementos que podrían frenar el crecimiento europeo en los próximos meses.