Centro de Ayuda @PopularResponde

jun
10
0 Centro de Ayuda @PopularResponde Productos y Servicios
Publicado el miércoles 10 de junio de 2015

Los avales, una garantía de solvencia y respaldo para operaciones

A menudo, a la hora de tramitar operaciones de financiación, oímos hablar de avales. Este concepto bancario, que consiste en una forma de garantía de cumplimiento de las obligaciones económicas, ya ha sido explicado en esta sección del blog en un post específico. En dicha publicación hablábamos del avalista como de la persona, física o jurídica, que hace frente al compromiso de pago en caso de que el avalado no pueda pagar la deuda en el plazo estipulado.

Hoy queremos centrarnos no en la figura del avalista de un crédito solicitado a una entidad, sino  en las diferentes modalidades de avales que ofrece el propio banco a clientes para responder a obligaciones contraídas en operaciones comerciales o personales con terceros. Este tipo de productos aporta, como principal ventaja, la solvencia y respaldo a diferentes operaciones sin necesidad de comprometer la liquidez patrimonial. También su coste suele ser inferior al que genera un préstamo.

En cuanto a las modalidades una primera consiste en el llamado pre-aval, que es un documento sin compromiso formal de garantía pero que sí expresa la voluntad de concesión del aval definitivo.

El segundo tipo es el aval cambiario, que se formaliza en una letra de cambio, cheque o pagaré. En esta modalidad se garantiza el pago de su importe al vencimiento.

Finalmente, un tercer tipo es la carta aval, que es una garantía de pago sobre una carta, póliza, escritura o cualquier otro documento contractual. Según su destino, se distingue entre aval económico-comercial, económico-financiero o técnico.