Centro de Ayuda @PopularResponde

ene
27
0 Centro de Ayuda @PopularResponde Tecnología y Finanzas
Publicado el viernes 27 de enero de 2017

Algunos consejos para ahorrar en tu factura telefónica

Para conseguir mejorar las finanzas personales o de la unidad familiar os proponíamos hace unas semanas la revisión de los gastos habituales, entre otras recomendaciones, y uno de ellos es el relativo a la telefonía.

Actualmente este gasto tiene un enfoque más amplio, ya que, gracias a la amplia oferta comercial de comunicaciones, una misma empresa suministradora puede llegar a prestar el servicio de telefonía fija, móvil, internet o televisión. El primer y obvio consejo sería buscar la oferta más barata para el servicio que queremos, pero antes, hay que tener claro qué es lo que realmente necesitamos.

En telefonía, lo ideal es hacer un repaso de las últimas facturas, con su desglose, para analizar cómo es el uso que damos a este servicio. Es muy habitual, en las ofertas comerciales tener tarifas fijas con un número determinado de minutos y una prestación de ‘megas’ para datos. Pero, ¿realmente agotamos todos los minutos que tenemos contratados? ¿Tenemos que recurrir a pagar datos extra porque nos hemos pasado con el uso de internet desde el móvil?

Buscar la tarifa ideal para nuestro uso de la telefonía debe ser uno de los principales pasos que tenemos que dar para conseguir una optimización del dinero que destinamos a este servicio. Podemos establecer una media de llamadas y minutos de conversación, basándonos en las últimas facturas, y una cifra de datos consumidos si añadimos el servicio de conexión a Internet. Y con esas cantidades, comparar entre las diferentes compañías y tarifas de cada una de ellas para encontrar la que más nos convenga. En la red existen numerosas referencias de comparadores que nos pueden ayudar en esta tarea, como Rastreator, Kelisto o Helpmycash.

Otro consejo, para realizar también con la factura en la mano, es revisar todos los ‘extras’ que tenemos en el contrato y que, en muchas ocasiones, no usamos o lo hacemos de forma muy esporádica. Y si tenemos variaciones de precio por horarios o fines de semana, o por llamadas a fijos o móviles, intentar realizar las llamadas de la forma en que resultan más económicas.

No podemos olvidar tampoco la modalidad de pre-pago, para controlar en todo momento que el gasto va a ser el previsto, o los paquetes de contratos familiares, si se da el caso de varias líneas dentro de la misma unidad familiar. Normalmente las condiciones son mucho más favorables.

Si todavía no has hecho el ejercicio de analizar tu comportamiento como consumidor, te animamos a hacerlo. Un pequeño ahorro seguro que puedes conseguir.