Centro de Ayuda @PopularResponde

dic
17
0 Centro de Ayuda @PopularResponde
Publicado el miércoles 17 de diciembre de 2014

¿En qué se diferencian los planes de pensiones, planes de previsión asegurado y el seguro ahorro bonificado creciente?

Hay que tener en cuenta que actualmente en el mercado hay muchos productos financieros que nos ayudarán a ahorrar de cara a nuestra jubilación. El más conocido es el plan de pensiones, pero ¿has oído hablar de los planes de previsión asegurado o del seguro ahorro bonificado creciente?

Los planes de pensiones son productos financieros de ahorro que se utilizan para la jubilación. Éstos permiten al inversor realizar aportaciones periódicas para que en el futuro, pueda disponer de un capital o renta para utilizar tras tu jubilación. Estos planes también pueden ser utilizados también en caso de fallecimiento del propietario por parte de los beneficiarios del mismo.

Normalmente un plan de pensiones está integrado dentro de un fondo de pensiones que permite al inversor conseguir una rentabilidad extra sobre los ahorros depositados.

Los planes de pensiones están sometidos a la supervisión e inspección por parte de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, que depende del Ministerio de Economía. Este organismo se encarga de controlar el funcionamiento correcto de los planes de pensiones de las distintas entidades y asegura la solvencia de los mismos.

Hoy en día la mayoría de los que ahorran para la jubilación de forma privada han contratado un plan de pensiones. Pero los difíciles momentos por los que hemos pasado ha disparado los planes de previsión asegurado, porque éstos aseguran la rentabilidad. Esa es la gran diferencia entre ambos instrumentos de ahorro para la jubilación. Eso sí, la los rendimientos de este producto financiero son menores que los de un plan de pensiones.

Los planes de previsión asegurado se recomiendan a personas jóvenes con muchos años por delante hasta la jubilación, porque la rentabilidad depende el comportamiento de los activos en los que se invierte y la estrategia de la gestora.

Otra de las opciones que tenemos para ir creando nuestra ‘hucha’ es el seguro ahorro bonificado creciente.  Su principal característica es la total disponibilidad del capital aportado, así como una atractiva rentabilidad, que se ve reforzada por las bonificaciones que se pueden tener si se mantienen las aportaciones periódicas. La duración puede oscilar entre diez y cuarenta años, y la fiscalidad en el momento del rescate también es favorable.