Centro de Ayuda @PopularResponde

oct
26
0 Centro de Ayuda @PopularResponde Te respondemos
Publicado el miércoles 26 de octubre de 2016

¿Nuevo o de segunda mano? Precio, factor a favor del artículo de ‘segunda mano’

¿Comprar un artículo nuevo u optar por la opción del artículo de ‘segunda mano’? Es una decisión con la que podemos encontrarnos en muchas ocasiones, y no siempre una alternativa es claramente mejor que la otra. Con el producto nuevo siempre vamos a tener en contra el factor precio, aunque a favor otros tan decisivos como el de estrenarlo y la seguridad de un buen estado inicial (salvo esporádicos fallos de fabricación). En el lado contrario, la economía de comprar un artículo usado debe ser contrastada con la comprobación exhaustiva sobre el estado de dicho artículo.

Se trata de poner en una balanza los ‘pros’ y los ‘contras’ de cada opción… y elegir. Contamos para ello con todo lo que el mundo Internet y las aplicaciones móviles pueden ofrecernos: capacidad de información, comparación e, incluso, realizar la operación, de forma cómoda y sencilla. Vamos a tratar en este post sobre algunas compras en las que la ‘segunda mano’ puede ser buena opción.

Comenzando por inversiones importantes, por su cantidad e importancia en un presupuesto familiar medio, hablamos de viviendas. Las usadas tienen a su favor, generalmente, un mejor precio, así como la posibilidad de poder entrar a vivir casi de inmediato, si no necesitan reformas. Las viviendas nuevas pueden comprarse en ocasiones sobre plano, y necesitan un tiempo hasta que finaliza la construcción y se formalizan todo tipo de trámites administrativos, como licencias y altas de suministros básicos. A nivel impositivo, por la vivienda nueva se pagará el IVA (10% para el caso general, o 4% en VPP), frente al impuesto de transmisiones patrimoniales (el tipo varía según comunidad autónoma, y puede ir desde el 6 hasta el 10%). La vivienda de segunda mano puede tener otro tipo de factores a su favor, como la antigüedad, si valoramos un diseño arquitectónico o de interior más clásico, o la ubicación en un entorno urbano determinado.

Otro artículo que suele tener un importante mercado de segunda mano es el de los vehículos. Uno nuevo, por el solo hecho de ser matriculado, ya ha tenido una depreciación si al día siguiente decidiéramos venderlo. El encontrar el equilibrio entre un buen precio y un estado aceptable de conservación de todos los elementos del vehículo es el secreto para tomar una decisión acertada. Para ello, si nuestra alternativa es el usado, conviene buscar el que nos ofrezca mayor garantía y certificación sobre el estado real, mantenimiento periódico y kilometraje del vehículo.

Los dispositivos electrónicos (ordenadores, móviles, tabletas, equipos musicales, etc.) figuran también entre las ofertas principales en canales y aplicaciones de venta de segunda mano. En el caso de los móviles y tabletas, además del mercado entre particulares, los podemos encontrar probados y garantizados en establecimientos de este tipo de productos. Si nuestras necesidades de uso o gustos no requieren estar a la última, los usados pueden ser alternativas convincentes por su precio y más, si el producto conserva todavía parte de su garantía o es de un vendedor de confianza.

En productos de entretenimiento, además de posibles intereses de coleccionista, la compra de segunda mano puede ser la forma de ahorrar una importante cantidad, sobre todo, si hablamos de libros de texto o de lectura. Como lo importante es el contenido (la literatura que se incluye en el interior), el estado y presentación deja de ser un factor decisivo, siempre que no sea ‘ruinoso’.

Finalmente, para ropa y complementos, sí debe tener más peso el aspecto físico y de conservación del artículo, aunque en este caso, influyen mucho más los gustos personales. En el caso de la ropa y de artículos para bebés, la compra de usados sí puede ser una buena decisión, ya que por regla general serán objetos con muy poco uso, dado el tiempo limitado de uso que permite el rápido crecimiento.