Centro de Ayuda @PopularResponde

jul
29
0 Centro de Ayuda @PopularResponde Te respondemos
Publicado el miércoles 29 de julio de 2015

¿Sabes qué es y cómo funciona el cambio de moneda?

¿Vas a necesitar hacer un cambio de moneda en alguno de tus viajes de vacaciones? Con la adopción de la moneda única en Europa hace unos años este problema está resuelto en muchos casos, cuando el destino es un país de la zona euro. Nuestras mismas monedas y billetes nos servirán para los pagos. Pero si el destino es otro, necesitaremos realizar una operación de cambio.

Por cambio de moneda entendemos no sólo una simple compraventa de billetes extranjeros, sino cuando un activo o medio de pago (billetes, cheques, depósito, préstamo o cualquier otro producto) pasa de ser expresado en una divisa a estar en otra diferente. Cuando no hay dinero físico por medio, podemos hablar también de cambio de divisa, por ejemplo, cuando se abona en una cuenta en euros una transferencia efectuada en dólares o los pagos con tarjeta en el extranjero fuera de la zona euro.

Con dinero en metálico hablamos propiamente de cambio de moneda. Si vamos a realizar un viaje, se puede anticipar este cambio en nuestro Banco, haciendo la solicitud con el tiempo necesario para que pueda ser atendida.

A la hora de hacer el cambio, hay que tener en cuenta el tipo de cambio y las tarifas que se aplican por la operación. La cotización de una divisa fluctúa en función de la oferta y la demanda del mercado. Entidades como el Banco Central Europeo publican la relación del euro con respecto a otras divisas, a título informativo, ya que los bancos y casas de cambio pueden aplicar otras cotizaciones, con diferencias entre el cambio comprador o el cambio vendedor.

Por último, hay que tener en cuenta que la conversión suele realizarse con billetes, no con ‘calderilla’, y que hay divisas convertibles en cualquier caso (como euros o dólares), y otras que lo son sólo en los países de origen.

La alternativa al uso de dinero en metálico son los pagos con tarjeta de crédito o débito, siempre que puedan ser utilizadas en el país de destino, como te explicamos en un anterior post sobre cómo realizar un pago y sacar dinero en el extranjero.