ago
10
0 Actualidad
Publicado el viernes 10 de agosto de 2018

Quinientos coches por cada mil habitantes

Según los datos recopilados por ANFAC en su memoria anual, la edad media del parque de vehículos sigue aumentando, incluso a pesar de que las matriculaciones cerraron el año con signo positivo. “Muchos de los coches que, tanto por edad como por estado, deberían achatarrarse siguen en uso y hacen que, en el caso de los turismos, ya se superen los 12 años de media. De seguir este ritmo de matriculaciones y bajas, al menos hasta 2020 no parará de incrementarse la edad media del parque”, asegura el documento elaborado por las patronales del sector del automóvil. Los datos recabados indican que en lo que llevamos de siglo la edad media de nuestros coches ha pasado de 7,65 años en 2002 a los 12,21 del año pasado.

“El rejuvenecimiento del parque automovilístico español debe ser una prioridad porque los beneficios, tanto medioambientales como en la seguridad vial, serían notables”, ha asegurado Mario Armero, vicepresidente de ANFAC. Otro elemento que preocupa a la patronal del sector es el hecho de que cada año en el mercado de ocasión se sigan vendiendo más de cien mil coches con más de veinte años de antigüedad. “Como es sabido, un turismo de esa antigüedad carece de las medidas de protección medioambiental que montan los nuevos y de elementos de seguridad hoy obligatorios, como el ABS o el ESP”.

Producción, un año agridulce

En lo que respecta a la producción de vehículos, el sector cerró el pasado año con un total de 2,84 millones de unidades fabricadas, lo que representa una caída del 1,5% respecto al año 2016 aunque las empresas automovilísticas señalan que 2017 se dividió en dos partes bien diferenciadas. Por un lado, “un primer trimestre que cerró con un 4,7% de crecimiento y, a partir de ahí, se acumularon durante meses cifras a la baja hasta acabar el año en negativo, incluso a pesar de un mes de diciembre que tuvo un notable impulso”.

Para los empresarios automovilísticos, “la producción de vehículos se mueve en un entorno cada vez más global y competitivo. Si España quiere mantener su actual posición de liderazgo mundial, tiene que seguir mejorando su competitividad industrial y prepararse para los retos de una nueva movilidad. No hay que perder de vista que países de nuestro entorno, y competidores directos, aumentaron durante 2017 su producción”.