oct
13
0 Actualidad
Publicado el lunes 13 de octubre de 2014

La recuperación mundial continúa, aunque de forma desigual y a un ritmo más débil

Es la principal conclusión de la trigésima reunión del Comité Monetario y Financiero Internacional (CMFI), el órgano rector del Fondo Monetario Internacional (FMI), que se ha desarrollado en Washington. Los mandatarios del FMI advierten de que se han incrementado los riesgos de una nueva deceleración económica.

Para tratar de minimizar los riesgos que se atisban en el horizonte económico, “se precisan medidas enérgicas, en especial reformas estructurales”, aseguró el ministro de Hacienda de Singapur y presidente del CMFI, Tharman Shanmugaratnam. “Todos reconocemos que las reformas estructurales han sido demasiado lentas y que tenemos que acelerar el ritmo”, declaró al finalizar los encuentros de trabajo que han llevado hasta Washington a los principales rectores de la economía mundial. Shanmugaratnam reafirmó que no se debe perder el impulso reformista: “nuestra atención debe concentrarse en reformas que nos permitan elevar el crecimiento potencial y forjar un futuro mejor”.

Un extremo en el que volvió a incidir la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, quien insistió en la necesidad de tomar medidas sin demora. “Las reformas estructurales y la inversión en infraestructura pueden abordar los problemas a corto plazo relacionados con la demanda y los problemas a mediano plazo relacionados con la oferta”, explicó Lagarde, quien se mostró muy satisfecha por el apoyo que el CMFI ha dado al programa de trabajo del FMI.

Para los próximos meses, el Fondo centrará sus esfuerzos en tres aspectos fundamentales, a juicio de Christine Lagarde, “para ayudar a la comunidad mundial a lograr un crecimiento más vigoroso”. En primer lugar, el FMI va a seguir teniendo como principal misión incrementar el crecimiento y el empleo. También va a centrar sus esfuerzos en minimizar los efectos contagio y rebote, para lo que analizará las repercusiones globales de las decisiones en materia de política económica. Finalmente, el Fondo Monetario Internacional se ha comprometido a dar un impulso decidido a la reforma financiera.

Entre los asistentes al encuentro multilateral de Washington se encontraba el gobernador del Banco Central Europeo (BCE), quien reconoció que los datos disponibles hasta septiembre “confirman un debilitamiento en el ritmo de crecimiento de la zona euro”. Mario Draghi se mantuvo en su posición habitual de proseguir con la actual política monetaria para tratar de “anclar las expectativas de inflación a medio y largo plazo próximas al 2%”.

En este sentido, Draghi abrió la puerta a la posibilidad de llevar a cabo compras masivas de bonos de los gobiernos de la zona euro para ayudar a estimular la economía de la eurozona. “No vemos un grave riesgo de burbujas en el mercado soberano en la zona euro”,  concluyó.