nov
30
0 Actualidad
Publicado el viernes 30 de noviembre de 2018

Reformar, reformar y volver a reformar

El último informe de la OCDE sobre nuestro país concluye que “España ha logrado con éxito la recuperación económica, respaldada por el fuerte crecimiento del empleo, las ganancias de competitividad y unas condiciones financieras y externas favorables”. En este sentido, los autores del documento afirman que “la actual expansión económica ofrece la oportunidad de acelerar los esfuerzos para aumentar la resiliencia de las finanzas públicas, mejorar la creación de empleo y lograr una economía más sostenible e inclusiva que beneficie a todos los españoles, de acuerdo con el Estudio Económico de la OCDE sobre España.

Crecimiento inclusivo

El trabajo realizado por la OCDE  sitúa la proyección de crecimiento en el 2,6 % para este año, en el 2,2 % para 2019 y en el 1,9 % para 2020; además, establece una agenda para conseguir una economía más inclusiva y continuar con la expansión. El estudio también subraya los riesgos considerables para las previsiones económicas globales y en concreto, los relacionados con la desaceleración del crecimiento del comercio mundial, que podría afectar a las exportaciones y a la creación de empleo”.

“La economía española ha obtenido unos resultados notables, y ha llegado a ser más competitiva y a crecer de forma más rápida que la mayoría de sus homólogos de la zona del euro”, ha afirmado el director general de la OCDE, Ángel Gurría, para quien el reto más importante al que tenemos que enfrentarnos es que “a partir de ahora es que el crecimiento sea más inclusivo y beneficie a todos y, al mismo tiempo, se mantenga la estabilidad financiera y la sostenibilidad fiscal”.

Para lograrlo, el máximo mandatario de la OCDE considera que “serán necesarios más esfuerzos para que los frutos de la recuperación económica se compartan de forma más generalizada y nadie quede excluido. Los altos niveles de desempleo son un legado de la crisis que aún perdura, y que hace necesario intensificar los esfuerzos para lograr una mayor convergencia entre regiones. Además, se requieren nuevas políticas que mejoren los resultados educativos, estimulen las competencias, se adapten a las necesidades de la economía digital y creen empleos de calidad”.

España dispar

El estudio de la OCDE señala una serie de disparidades entre comunidades autónomas en España, como son las grandes diferencias entre regiones en materia de desigualdad de renta, pobreza, mercado laboral y resultados educativos. También, destaca los bajos niveles de migración intrarregional como factor de las desigualdades de renta y de bienestar entre regiones. “Estas diferencias, junto con las barreras para conseguir un verdadero mercado único, hacen necesarias políticas públicas que mejoren la unidad de los mercados de trabajo y de productos”, asegura el informe.

Para abordar los retos que plantean las desigualdades regionales, el documento de la OCDE propone que se aumente el gasto en formación y asistencia a la búsqueda de empleo y, al mismo tiempo, garantizar la portabilidad completa de las prestaciones sociales y de vivienda entre las regiones, a través del suministro de asistencia temporal por parte de la región de origen o el gobierno central, para mejorar la movilidad laboral.