oct
30
0 Actualidad
Publicado el jueves 30 de octubre de 2014

La Reserva Federal norteamericana finiquita el programa de compra de activos

Desde la llegada de Janet Yellen a la presidencia de la FED, los mercados venían especulando con la fecha en la que, tras seis años de vigencia, el regulador financiero norteamericano diera por finalizado al programa de compra de activos, el llamado Quantitative easing. Desde 2008, la Fed ha adquirido bonos de deuda pública y privada para sostener la liquidez y lograr que fluya el crédito en Estados Unidos, un proceso que se ha ido reduciendo paulatinamente hasta ahora, en que se ha decidido ponerle punto final.

Según las cifras que manejan los expertos, la FED ha llegado a comprar el 60 por ciento de la deuda que emitía el gobierno estadounidense. El QE3, la tercera ronda de  liquidez extraordinaria propiciada por la Reserva Federal, ha estado vigente desde septiembre de 2012 y se calcula que ha inyectado en el mercado unos 1,6 billones de dólares.

Las razones que esgrime Janet Yellen para cortar el grifo del programa de liquidez extraordinaria van desde una mejora de la marcha de la economía norteamericana al buen comportamiento del mercado laboral en EE.UU. “El comité continúa viendo suficiente fortaleza subyacente en la economía para respaldar el vigente avance hacia el máximo empleo en un contexto de estabilidad de precios”, señala el comunicado oficial emitido al final de la reunión. Sin embargo, considera que los tipos de interés han de seguir entre el 0 y un cuarto de punto después de final del QE3 “sobre todo si se proyecta que la inflación sigue ubicada por debajo del 2%”.

Aunque el fin del programa de estímulos ya se esperaba, los mercados, especialmente Wall Street, no han digerido bien la decisión adoptada por la FED. El Dow Jones cayó un  0,19%, mientras que el Nasdaq descendió con más fuerza, al dejarse un 0,34%. El S&P 500 también se sumó a las caídas, aunque más moderadamente, con una bajada aproximada del 0,15%.