dic
10
0 Actualidad
Publicado el lunes 10 de diciembre de 2018

¿Sabes qué hora es?

El pasado doce de septiembre el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, llamó  a suprimir el cambio de hora en la Unión Europea. No era un capricho personal, se basaba en una encuesta impulsada por Bruselas, en la que participaron 4,6 millones de personas, y en la que un 84% de los ciudadanos europeos que participaron se pronunció a favor de eliminar esta práctica. Un porcentaje aun mayor en el caso de los españoles, ya el 93% de los que votaron se manifestó en el mismo sentido.

“El 72% de los españoles se muestra en contra de cambiar la hora en verano e invierno”, según se desprende de la última oleada del Barómetro sobre Neurociencia y Sociedad confeccionado por IPSOS a nivel nacional. En esta ocasión, se ha buscado profundizar en lo que realmente piensan los españoles en una cuestión de actualidad como es el cambio de hora que tiene lugar en toda Europa cada verano e invierno, de acuerdo con la actual Directiva Comunitaria del Cambio de Hora.

El Barómetro de IPSOS señala también que existe relación directa entre la edad y posicionamiento de los encuestado: a mayor edad, más se posicionan en contra de cambiar la hora cada verano e invierno. Así, el 80% de los mayores de 60 años es contrario a la Directiva Comunitaria, seguidos por los adultos entre 50 y 59 años (75%), los adultos entre 40 y 49 años (73%) y los de entre 30y 39 y 18 y 29 años, con un 64% en ambos casos. Por otro lado, dos de cada cinco españoles de entre 18 y 39 años ven positivo  cambiar la hora

Además, existe una cierta segmentación por área geográfica más partidaria al cambio de hora. Se trata de las comunidades mediterráneas, en concreto Cataluña y Comunidad Valenciana, donde el porcentaje de población a favor de la diferencia horaria en verano e invierno es del 36% y del 32% respectivamente, lo que supone ocho puntos por encima de la media nacional. En contraposición a estos datos, están los gallegos, con un 80% de la población autonómica contraria al cambio, seguidos por los vascos, con un 78%.

La gran pregunta que se nos va a poner sobre la mesa es que, una vez está bastante claro que los españoles no queremos cambiar la hora dos veces al año, es qué horario es el que nos vamos a quedar como definitivo, si el de invierno o el de verano. Ambos tienen partidarios y detractores, por lo que el debate está servido.