abr
19
0 Mundo Financiero
Publicado el viernes 19 de abril de 2013

SEPA, más beneficios para los usuarios en operaciones de pago en euros

La búsqueda de facilidades en operaciones de pago en euros, en igualdad de condiciones, derechos y obligaciones, independientemente de ubicación geográfica y de los países implicados en la transacción, es el objetivo primordial de SEPA, acrónimo de Single European Payments Area, Zona Única de Pagos en Euros. Con esta iniciativa europea, que engloba a 32 países, agentes económicos, empresas y particulares se ven favorecidos en este espacio común, lo que supone más de 400 millones de ciudadanos y 75 billones de transacciones electrónicas.

Es el sector financiero el que está impulsando la adopción de esta iniciativa apoyado por el Consejo de Pagos Europeo (European Payments Council) y la Comisión Europea, los gobiernos y los bancos centrales de varios países del continente. La zona SEPA la forman los 27 países miembros de la Unión Europea, junto con Liechtenstein, Islandia, Noruega, Suiza y Mónaco.

¿Qué ventajas aporta SEPA?

En primer lugar, permite a los clientes de las entidades financieras realizar operaciones electrónicas internacionales entre países SEPA de forma tan sencilla como las realizadas en el propio país, u operaciones nacionales. Otras ventajas son:

– Realizar operaciones de pago en euros dentro de la zona SEPA, desde la cuenta bancaria habitual.

– Mayor seguridad en los servicios de pago.

– Fácil adopción de innovaciones en los medios de pago como factura electrónica y pagos a través de dispositivos móviles.

– Ahorro de costes administrativos al optimizarse los procesos de pago, sobre todo en el caso de empresas que actúan comercialmente en el ámbito europeo.

– Eliminación de barreras en pagos internacionales.

¿Qué operaciones están incluidas en SEPA?

– Las transferencias SEPA, que sustituyen a las transferencias nacionales actuales.

– Los adeudos directos SEPA, en sustitución de las actuales domiciliaciones de recibos españolas.

– Las actuales tarjetas bancarias de pago.

– El elemento básico que las entidades financieras han introducido para la adopción de SEPA es el código IBAN (Bank Account Number).

¿Qué cambios se han producido en las operativas habituales?

– Transferencias: Con SEPA se realizarán en base a los códigos BIC e IBAN.

– Órdenes de domiciliación: Igual que ahora, para que un emisor de recibos pueda cargar en cuenta de un cliente, necesita su autorización expresa (no cambian los que ya estaban autorizados antes). La devolución de los adeudos se somete a la normativa de servicios de pago (máximo de 13 meses para solicitar rectificación de operaciones incorrectas o no autorizadas; 8 semanas para devolver recibos autorizados cuando el importe supere el que el ordenante podía esperar razonablemente; 10 días hábiles para que la entidad devuelva los cargos o rechace la devolución).

– Tarjetas: Incorporación del chip EMV. La mayor parte de las tarjetas emitidas por Banco Popular y el resto de entidades financieras cuentan ya con este chip. Paralelamente se ha iniciado un plan de renovación de los Terminales de Punto de Venta (TPV) de los comercios nacionales para aceptar el chip y permitir el teclear el PIN asociado a la tarjeta, aumentando la seguridad de los pagos al evitarse fraudes por falsificación de firma.

Banco Popular, como el resto de entidades europeas, incorpora estas mejoras en los productos y servicios que ofrece a sus clientes haciendo realidad el objetivo principal de SEPA:

– Eliminar barreras y burocracia.

– Aumentar la seguridad en las transacciones electrónicas.

– Innovación en servicios.

– Igualdad jurídica y de oportunidades en el espacio común europeo.