ago
6
0 Actualidad
Publicado el lunes 6 de agosto de 2018

¿Cómo será el comercio en 2030?

En el informe Las claves del retail en España 2017-2018, publicado por CBRE, además de analizar el comportamiento del sector comercial en los últimos tiempos, se hace una reflexión acerca de la manera en que los operadores comerciales han de afrontar los constantes cambios de costumbres y hábitos de unos consumidores absolutamente dispuestos a modificar su forma de adquirir aquellos artículos o servicios que necesiten para su vida diaria.

En el documento se indica que “los múltiples cambios tecnológicos y sociales que se están produciendo provocarán una gran transformación en la sociedad, y debido a los nuevos hábitos de consumo, ir de compras en el futuro será muy distinto a lo que conocemos hoy”.

Los expertos de CBRE consideran, en primer lugar, que “la omnicanalidad será la norma para operadores y consumidores, y provocará una interacción mucho más intensa entre la logística y el comercio”. Por su parte, los centros comerciales pasarán a ser lugares en los que se incluirán nuevos servicios como oferta educativa, espacios de coworking, zonas de click & collect e incluso servicios de sanidad.

“En las ciudades, la peatonalización emergerá como un elemento clave en los principales ejes comerciales, mientras que las gasolineras se transformarán en mini centros logísticos”. Además, según Gonzalo Senra, Director de Retail en CBRE España, “las fronteras entre el ocio y el comercio se irán difuminando debido a que imperarán las experiencias de compra únicas y personalizadas para unos consumidores que viven cada vez más conectados”.

No obstante, el fenómeno del comercio electrónico es el que más está redibujando el sector retail como lo conocíamos hasta ahora. Las ventas de comercio electrónico en España están creciendo en torno al 25% anualmente y su avance parece imparable, alcanzando previsiblemente un volumen de 30.200 millones de euros en 2017.

De hecho, los españoles nos gastamos de media 522 euros al año en compras online, y aunque todavía estamos lejos de la mayoría de los países europeos que se sitúan alrededor de 1.000 euros por habitante, esta cifra sigue subiendo a gran velocidad.

“Ante este contexto, los operadores comerciales están implantando estrategias de omnicanalidad que les permita aprovechar las posibles sinergias entre las visitas online y las físicas”. Además, con el objetivo de atraer a un comprador cada vez más digital, “las tiendas incorporan cada vez más servicios y experiencias diferenciadoras apoyadas en las nuevas tecnologías”, concluye Gonzalo Senra.