abr
9
0 Actualidad
Publicado el lunes 9 de abril de 2018

¿Cómo será el suministro energético en España?

La Comisión de Expertos sobre Transición Energética ha trabajado en los últimos seis meses en analizar posibles alternativas de política energética, considerando su impacto medioambiental y económico y que permitan cumplir con los objetivos establecidos de la forma más eficiente posible.

El informe final de la Comisión de Expertos recoge varias iniciativas, sobre todo fiscales, como crear un impuesto sobre las emisiones de CO2 o subir un 29% el tipo impositivo que se aplica al gasóleo. También se propone sustituir los impuestos actuales por otros que internalicen los daños medioambientales, siguiendo la doctrina el que contamina paga. Por otra parte, las simulaciones realizadas por la comisión apuntan a un descenso significativo de la electricidad, del entorno de casi el 7% para el consumidor doméstico, y a un encarecimiento del gas y de los derivados del petróleo.

Nueva fiscalidad energética

En materia fiscal se propone también sacar de la tarifa eléctrica la financiación de los sobrecostes de las renovables y repartirla entre todas las energías finales: electricidad, gas natural y derivados del petróleo. Como apunta el presidente del grupo de especialistas, Jorge Sanz, “se pide una revisión de los peajes de acceso eléctricos para evitar que la electricidad siga siendo artificialmente cara con respecto de otros vectores energéticos alternativos, como el gas natural y derivados del petróleo, y sea posible avanzar hacia la electrificación de la economía y con ella, hacia una mayor penetración de las energías renovables más eficientes”.

Nuevo ‘mix’ energético

Los expertos que han elaborado este estudio abogan por alargar hasta los 50 años la vida útil de las centrales nucleares, 10 años más que hasta ahora, ya que su cierre incrementaría el precio de la electricidad en un 20%. Además, los expertos del comité prevén la desaparición del carbón en el ‘mix’ eléctrico en 2030 y apuntan a que el gas natural jugará un papel importante en 2030, pero su importancia se reducirá en 2050, año en el que la generación eléctrica girará exclusivamente en torno a instalaciones eólicas, fotovoltaicas, hidráulicas y el almacenamiento.

Finalmente, el documento de trabajo prevé que en 2030 habrá en España 2,4 millones de coches eléctricos e híbridos enchufables, lo que supondrá un 10% del parque móvil, pero matizan que ese dato está muy por debajo de las previsiones de los países del entorno. Los expertos señalan que “se ha de mejorar la implantación del vehículo eléctrico con una bajada de costes y el apoyo al despliegue de puntos de recarga”.