mar
9
0 Actualidad
Publicado el viernes 9 de marzo de 2018

Siempre conectados

La nueva edición del Perfil sociodemográfico de los internautas, que realiza el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información, revela que en 2017 siguió incrementándose la población española internauta. En el documento se valoran las capacidades y habilidades digitales de las personas en cuanto a información, comunicación, resolución de problemas y software.

En concreto, el informe destaca los incrementos en los porcentajes de internautas que se han conectado en alguna ocasión, en el último mes y el de acceso semanal, que subieron en torno a cuatro puntos porcentuales alcanzando el 86%, 83,6% y 80%, respectivamente.

¿Cuáles son nuestras capacidades digitales?

Según el informe del ONTSI, el 31,4% de la población española muestra un nivel de capacidades digitales superiores a las básicas, correspondiendo el 23,3% al nivel básico, el 28% al bajo y el 17,3% al ninguno. Entre las diferentes dimensiones de capacidades digitales, aquella sobre la que mayor proporción de la población cuenta con un nivel alto de capacidad es información, donde el 68,7% muestra conocimientos superiores al básico.

Por su parte, la correspondiente a software es donde menor porcentaje de población alcanza dicho nivel, un 41,8%. Atendiendo a las características sociodemográficas, jóvenes, estudiantes, aquellos con los mayores niveles académicos, así como los niveles de ingresos más altos, son los grupos en los que hay mayores proporciones de población con altas capacidades digitales.

Teniendo en cuenta su progresión, las capacidades digitales de la población española muestran una tendencia positiva. De este modo, ha crecido 1,5  puntos porcentuales la población con capacidades básicas o superiores a básicas. Asimismo, aquellos con nociones bajas también han ganado representación -2,2%. Por el contrario, corresponde un descenso de 3,6 puntos a aquellos que responden a la categoría de ninguno en lo que a capacidades digitales se refiere.

En comparación con el resto de Europa, a través de los datos disponibles de 2016, España se encuentra ligeramente por debajo de los valores de la Unión Europea en los niveles básico o superior (53,2% frente un 56%). Esta diferencia se debe a una menor representación de las capacidades básicas, siendo el valor para España (30,4%) de superior a básica mayor que el europeo (29%). Finalmente, los hogares con niños destacan por su equipamiento tecnológico, siendo especialmente relevante las diferencias correspondientes a la disposición de ordenador y Tablet, seguido por el acceso a Internet.